Aluvión de encuestas

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Los próximos días lloverán encuestas electorales, sus números chorrearán en los periódicos como gotas de matanza. A falta de credibilidad -no dan una en los cuatro o cinco últimos años – su única misión es alborotar, generar ruido y provocar; tratar de dar ventaja a tal o cual partido aunque ese plus le procure acaso solo un día de ventura.

La ansiedad es grande cuando todo cambia tras la moción de censura ganadora de Pedro Sánchez y la irrupción de un toro llamado Vox, que sorprendió haciendo astillas el burladero de Andalucía. Nadie está seguro de ganar (angustia) y no se le va del ánimo la sensación de perder (pavor). Así que, en esta oleada demoscópica a un mes escaso de las urnas del 28 de abril, todos tratan de influir para que los números cuadren, más o menos, con sus intereses y deseos.

El PSOE daría un brazo por no aparecer con una intención de voto superior al 30%. El PP maniobra para que en ninguna de ellas deje de aparecer como la segunda fuerza política, sin que Ciudadanos (y hasta Vox) le pisen le talones. A Pablo Iglesias le procuraría el mayor disgusto, tras su reentré, que Podemos y sus confluencias aparecieran, siquiera en una encuesta lustrosa en preguntas, como quinto partido. Y la dulce naranja de Ciudadanos mutaría en el limón más ácido si apareciera descolgado del grupo de cabeza.

Todas las campañas electorales influyen, o incluso son decisivas, en los resultados en urnas. En los próximos comicios también, aunque ahora la incertidumbre es mayor porque la irrupción de una quinta formación política da una patada a la olla donde sociólogos y matemáticos hierven sus investigaciones. Vamos, que no tienen referencias; que no hay memoria estadística de cómo se mueve el votante de la extrema derecha. Además, tenemos los efectos que producen sobre las conciencias tantas redes sociales descontroladas y podridas de exageración y mentira.

 

Sueños rotos

 

En este momento sólo el PSOE y Vox tienen claros sus mensajes. Éstos se pueden concretar en la apelación a la conciliación nacional y ciudadana, de los primeros, y la patada a la paella patria, de los segundos. Los socialistas adelantan con claridad a Podemos, al que burlan el rubro de las medidas sociales, y Vox vuelve locos a populares y naranjas haciéndoles hocicar en sus debates más salvajes.

La campaña formal aún no ha comenzado. Habrá que esperar novedades. Porque las derechas conservadoras y liberales se suicidarán de seguir a rebufo de los ultras, y Podemos deberá rebuscar en su libro de las utopías nuevas historias con las que intentar recomponer tantos sueños rotos.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.