Etiqueta: pandemia

Objetivo: olvidar el bicho

Paula Nevado

El primer día hábil sin mascarilla obligatoria en la calle, salí con mi sanitaria reglamentaria como de costumbre. Me sorprendió ver a la gran mayoría de transeúntes boquitapados. Vaya, no nos fiamos, pensé. Pero no era una reflexión concluida. Seguía rumiando. ¿Y si sucede que no se ha informado lo Seguir leyendo

Illa, el hombre a batir de nuevo

Paula Nevado

Este político catalán (de “ministro  español”, le tildan los catalanes que se creen los más catalanes) era un perfecto desconocido cuando entró a formar parte del Gobierno de España como ministro de Sanidad, una cartera que más bien era un monedero en el que poco cabía. Tampoco  tenían demasiadas noticias Seguir leyendo

¿La pandemia? A quién le importa

Paula Nevado

No encontramos indicio alguno de que la derecha vaya a atemperar su discurso, el más radical y bochornoso de nuestra democracia. Muy al contrario, se encona (solo hace falta echar una ojeada por Youtube a los debates de control del Ejecutivo en el Congreso). El anuncio del Gobierno, que pretende Seguir leyendo

Cadáveres sin velatorio

Paula Nevado

Por sorpresa, de un día para otro, desde la intervención una tarde del presidente del Gobierno en televisión anunciando que había dispuesto decretar el Estado de Alarma en España, todo cambió; el mundo que hasta ese momento percibíamos y sentíamos pasó página, nuevo capítulo acaso; otro cuento en la secuencia Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.