El discurso rasgado

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

La imagen de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, rompiendo con reposada determinación el discurso que acaba de interpretar el presidente Trump, más que una imagen reveladora de la quiebra institucional y política a la que el republicano lleva a USA, es una obra de arte. El gesto de la política demócrata en ese espacio de poder tan especial se le debía de haber ocurrido hace meses a un pintor conmocionado, al performance inquieto o al grafista de The New York Times.

Es una explicación universal (al alcance de todos) de hasta dónde lleva la fractura del mundo esa caterva de furiosos derechistas y narcisistas que se vienen quedando con enormes parcelas de poder del globo, en su momento más agitado de los últimos sesenta años, como consecuencia de la globalización, que nos trae la desigualdad, y los efectos fulminantes de las tecnológicas, que trastocan la vida de los hombres.

Proyecta, no obstante, mil mensajes más y provoca multitud de preguntas. Tras la inmediata evidencia de la ruptura total entre demócratas y republicanos, se advierte también que aún existe alguien con poder (una mujer en este caso) con la determinación política y el coraje de decir NO sin palabras: un ras ras y a la papelera.

Algún esperanzado, entonces, habrá podido pensar que la democracia aguanta a pesar de todo; que el pulso con el bruto se mantiene; que aún hay esperanza. Porque también, y más cerca de nosotros, la canciller Angela Merkel – que poco a poco viene haciendo mutis por el foro de la política, pero que no por ello está dormida – mandó parar a sus conmilitones que habían acordado formar gobierno en el land de Turingia con la extrema derecha y otros. Sí, la canciller se irá sin dar siquiera el aire de un suspiro a los ultras, su tozudez en esta materia también es alemana.

 

«Sánchez y Torra ofrecieron un recital de savoir faire».

 

Mucho más cerca aún, en Barcelona, el presidente Pedro Sánchez y Quim Torra ofrecieron un recital de savoir faire en la visita que el primero realizó el jueves 6 al Palacio de la Generalitat. Ambos encabezarán una mesa de diálogo, contra todo pronóstico, y sobre todo, contra el rechazo más absoluto de los partidos de derecha y la extrema derecha que no parecen ver en los separatistas catalanes a hombres y mujeres con otras ideas e intereses, sino hijos de otra especie de nombre impronunciable.

Sí, la democracia continúa resistiendo aún cuando en Madrid, al menos, se vienen abriendo los salones de la pluralidad a los líderes de VOX como si fuera un partido democrático más. La opinión, no obstante, continúa dividida, pero Abascal, Espinosa de los Monteros, Monasterio e incluso Ortega Smith, el tirador, ocupan tribunas de gran visibilidad y prestigio, y hasta en restaurantes de la zona nacional madrileña comparten café, palabras y risas con antiguos socialistas que despotrican contra su partido desde que hubieron de abandonar las poltronas. ¿De qué hablarán?

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.