El tesón de las mujeres

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Los poderosos de siempre (ahora el muro y la maza se llama patriarcado) se resisten generación tras generación a aceptar los cambios, incluso cuando son palpables y parecen irreversibles. Religiones (con sus iglesias), reyes (con sus mesnadas), ideologías (con sus verdades) y capital (con sus riquezas) se colocan en el pedestal más alto para vigilar que el amanecer sea siempre el mismo y los días inmutables. Todos se pertrechan de argumentos prestados por sus mandarines con los que justifican la inmutabilidad de las cosas, pues es ahí donde encuentran la esencia de su dominio.

Claro que desde hace décadas (los griegos ya lo anticiparon) sabemos que lo único inmutable, por ahora, es el giro de la Tierra sobre sí misma y ese ejercicio hipnótico de traslación que perpetúa en torno al sol. Todo lo demás muta, cambia. También las sociedades y los hombres.

Desde que los más sabios y osados arrancaron las máscaras de los rostros de algunos poderosos y observaron que bastantes de ellos tenían la cara comida por la lepra, como el rey Balduino de Jerusalén, el hombre comienza a sospechar primero; a dudar, después; y a descreer siempre de gran parte de lo escrito antes. El mundo inicia así una carrera de liberación a partir del siglo XVIII que no ha terminado y durará por los siglos de los siglos.

Ahora, la batalla más decisiva y excitante es la lucha por la igualdad que libran las mujeres, y muchos hombres, en el mundo. Su impacto en España viene siendo tan fenomenal (el 8M del pasado año y el reciente han sido acontecimientos ciudadanos de enorme calado y proyección pública y, por tanto, políticos) que lleva a los que no quieren, o quizás ya no puedan, cabalgar en tamaña carrera, a descalificarlo (feminazis) y combatirlo.

 

No pararán

 

Así, la derecha política decidió no acompañar las movilizaciones habidas el pasado viernes 8 e incluso mostró, de manera improvisada y casi ilusa, otros caminos de progreso para la mujer que Ciudadanos llama feminismo liberal. Por cierto, este partido, dizque de derecha moderna, desde el principio no entró con buen pie en este movimiento donde encontramos tantas mujeres que han adquirido una inmensa experiencia y plenas de olfato.

Es verdad, no obstante, que el movimiento feminista es tan enorme que no cabe en una sola voz y no se puede definir con una sola palabra. Las ambiciones de las mujeres son múltiples y algunas de ellas se contradicen. Tampoco existe una prelación y orden en los objetivos, lo que contribuye en numerosas ocasiones a la confusión y que haya discrepancias entre ellas. Son fisuras por las que se cuelan quienes pretenden derretir este ciclón.

No obstante, existen dos muros que las unen y sostienen a todas: la búsqueda de la igualdad con el hombre y la solidaridad de las más maduras con el arrollador empuje de las jóvenes. Todo empezó con las sufragistas, ahora se trata de la equiparación en todo con el hombre. Han descubierto que la única diferencia esencial que mantienen con el varón (y que las limita) es que ellas paren. Hasta que no vadeen ese gran río que las diferencia de ellos no pararán.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.