Actos impuros

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

En la confesión empapada de miedo y nerviosa del adolescente siempre aparece una pregunta del cura: “¿Has cometido actos impuros? ¿Te has tocado?” Esas cosas. Lo que no sabemos, o sólo conocen pocos, es si esa misma pregunta se la hacen ellos mismos en sus confesiones. Es de suponer que no hablan de estos pormenores enojosos pues, de lo contrario, hace siglos que muchos de ellos hubieran estallado de escándalo (aunque igual ha ocurrido y no nos hemos enterado).

El abuso de menores y la pederastia vienen ligados a la iglesia católica tanto como las capas pluviales con las que se adornan sus oficiantes, las misas y la hostia. La diferencia es que siempre se mantuvieron en la penumbra culpable de los pecados de la carne. De eso no se hablaba nunca. Tabú. Dios lo quería así, nada que decir, amén.

Pero hemos entrado en una época de cambios radicales, la tecnología nos lleva a otro lugar que aún no sabemos cómo se llama y el cambio climático envía rayos desconocidos para la humanidad. La iglesia milenaria, pues, no se iba a quedar al margen. En un tiempo donde la intimidad no importa tanto y se teme mucho menos a dios, son miles los que han visto la oportunidad de sacarse del alma tanto dolor acumulado tras años de infierno en internados y seminarios; de largas tardes de sacristía, monaguillo y procesión cuando la mano de saliva del abusador abrasaba con su lascivia impune.

Así que es una cadena de denuncias en forma de volcán la que viene lanzando el mundo católico en los últimos años. No existe un país del globo donde se alce una escuela o una iglesia católica en el que no haya sonado un aullido de repulsa y terror. Son decenas de miles las denuncias probadas y millares los clérigos y obispos señalados.

 

Cuentos de Lovecraft

 

Aun así, la iglesia católica ha caminado arrastrando los pies, callando, disimulando, disculpando. El volcán erupcionó en Estados Unidos, en Australia y hubo grandes fumarolas en casi todas las naciones católicas. Pero la Italia de Roma, la España de María Santísima, la católica Francia o la Irlanda de San Patricio, tan santa, aguantaron hasta que la denuncia en la nación verde más amarrada por el cinturón de sus curas comenzó a romper sus cuadernas de ébano, y el escándalo irrita a Francia, en España comienzan a menudear las denuncias y se desborda Latinoamérica con el estallido de Chile (todos los obispos destituidos). Sí, el Vaticano está rodeado de gritos infantes como nunca antes oyó y no tiene más remedio que dar una respuesta.

En ello se empeñan este fin de semana casi dos centenares de jerarcas de la iglesia. Mucho han de exponer para que la opinión pública escandalizada comience a creer en su palabra de nuevo. Lo más probable es que la cumbre que trata tanta repugnancia no concluya sino en una quemadura grave más que se inflige al papa Francisco. Se expone con determinación y parece que se cree sus palabras, pero nadie observa que le acompañen muchos en la curia y otros centros de poder eclesial.  Están como anonadados, superados por los sucesos.

Y todo ocurre de esta manera cuando los abusos sobre niños, niñas y mujeres no han aparecido en toda su dimensión y crudeza. El silencio es clamoroso. La iglesia disimula afirmando que no, que en esta orilla de su mar de fe y oración no se dieron tantos casos extremos. Se vuelven a equivocar. La mujer fue – y continúa siendo – la que sirve al varón, una auxiliar sin capacidad de dirección. Los velos negros moviéndose por los pasillos nocturnos de los internados católicos de chicas que remueven cerraduras en silencio no son imaginaciones, ni cuentos propios del mejor H.P. Lovecraft.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.