Nuestra maldita danza

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

El enero político madrugó. En la segunda semana, los grandes partidos – con sus primeros protagonistas al frente – hicieron casi un desnudo integral voluntario. Llamó la atención sobre todo lo demás, no obstante, la acusación furibunda de Rodrigo Rato: “El Gobierno quería meterme en la cárcel”, proclamó solemne y airado en el Congreso de los Diputados. Con parecido estruendo sonó la pifia de Pedro Sánchez: su exigencia de un doble impuesto a la banca y ciertas transacciones financieras que ayuden a sostener nuestro sistema de pensiones se perdió como agua que cae al suelo reseco del alcorque, y la presentación estelar de su decálogo político “para una nueva era de la izquierda” tuvo el alcance del primer salto que da del nido el pajarillo urbano común.

Los separatistas catalanes continúan con su patético e insufrible esfuerzo inventivo de hacer posible  (y creíble) la cuadratura del círculo de su política: gobernar la Generalitat sin estar presentes, desde la nube. Pablo Iglesias -otro que ha adoptado la increíble pose de desaparecer semanas del proscenio político- asomó la voz este fin de semana para anunciar grandes giras por España para refrescar las bondades sociales de su montaje político. Y Ciudadanos, tan contentos: la victoria catalana de Arrimadas les ha dejado clavada en la boca la mueca de la sonrisa por un largo tiempo.

De tantos titulares, sin embargo, merecería la pena calar, aunque solo fuera con la profundidad del somero volteo del arado romano, en dos aspectos. Vayamos a Rato. Muy mal, fatal, debe de andar el PP, también puertas adentro, cuando un político, tan gravemente herido pero con el instinto felino intacto, le lanza desde el Congreso una de las acusaciones más feroces que se recuerdan: “El gobierno quería meterme en la cárcel” dijo, y hasta tres ministros revelaron sus cuentas fiscales “dentro de una campaña orquestada para detenerme”. Y logró conmocionar, todavía, a la élites políticas, económicas y a cierta prensa influyente. Rato, después de tres años de grandes penurias, tuvo el atrevimiento y sobre todo la soberbia, de pensar que aún puede hacer de lo suyo un caso político.

Y no lo es. Jueces, fiscales y policías le investigan sobre al menos 15 ilícitos penales; pero es igual, sospecha que la debilidad política de Rajoy y su gobierno son mayores que su precaria situación judicial y con esos útiles se lanza al cuello de sus viejos conmilitones. Las fracturas internas han debido de ser notables, aunque el común de los mortales nunca escuchará los estruendos de lozas contra el suelo en La Moncloa y Génova, dado el toque de silencio decretado por el Presidente.

 

Yunta y arado en Ferraz

 

Lo de Ferraz también es bien significativo. Largos meses de silencio – y dicen que también de meditación y reflexiones – de Pedro Sánchez se tradujeron en algo así como en el canto de un gorrión joven, eso sí, pintado de colores. ¿Y qué le pasó mi cuate?, que diría el mexicano. A primera vista, se observa que el PSOE continúa sin discurso; que después de meses de retiro aparece sin los deberes hechos; mantiene los mismos tic pseudo izquierdistas de la campaña que le llevó a Sánchez a ganar con largueza la secretaria general y continúa atrapado por el complejo Podemos.

Es una gran pena que a estas alturas, cuando ya a los morados del círculo se les desprende bastante más que el enlucido, aparezca el PSOE buscando adhesiones políticas colgado de las pancartas de la demagogia. Porque ir contra la banca es lo más fácil. El Felipe González de finales de los años ochenta y noventa daba muy pocas ruedas de prensa y hacía escasas declaraciones públicas, y se le criticaba con fuerza por ello. Él se justificaba en privado argumentando que no tenía todos los días dos o tres ideas felices y otras tantas noticias que contar; que la gestión en democracia es trabajosa y lenta y normalmente es un trabajo gris. Algunos creían que el silencio de Pedro Sánchez sería trasunto de aquellas reflexiones de González, pero parece que no es así. Continúa, como la mayoría de los políticos de este tiempo, buscando el titular artificioso que embauque cuando lo que se requiere es yunta y arado.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.