El horizonte (las miradas)

Pintura de Paula Nevado
Fotografía: Pintura de Paula Nevado

No existe verano sin horizontes. Lanzar la vista a lo lejos es una de sus señas de identidad. Sin miradas hacia el infinito no hay agosto.

Observar las lontananzas buscando la curva del mundo debe ser el deporte favorito del descanso, del olvido, de la desconexión.

El horizonte siempre es profundo (y el de tus ojos, el más cálido e intenso de todos). En verano, sin embargo, se prefiere el más alejado, aquel que nos regala el mar con sus cabriolas de olas rizadas o tras su estruendo contra el acantilado; los barcos, como caracoles entre la bruma, que se van perdiendo y el chapoteo tan próximo de los niños gritones e incansables.

Están los horizontes ofrecidos por la montaña, que nos hacen volar sobre los pueblos de cal borrosa hasta otras regiones y, en ocasiones, otros continentes. Son instantes de ensueño y viajes imaginarios.

 Y también los íntimos, esos donde nuestra mirada queda atrapada (enredada) entre el desparpajo hablador de las mujeres y un tanto aturdida por el ajetreo de la calle. Es en esas ocasiones cuando, en el bar o la terraza, puede sorprenderte esa belleza que huye unos días del hastío diario de ser escaparate permanente en la gran ciudad.

Mirar, observar, contemplar, lanzar el sedal de los ojos más vivaces tan abiertos como faros inquietos a los 180 grados del mundo inmediato es la forma natural y más certera de catar el mundo que se nos ofrece.

La mirada limpia, sin mayor interés que la curiosidad por descubrir el olor de lo vivo, nos limpia el alma de la grasa y la mugre acumulada en el tiempo.

Contemplar incluso paisajes estorbados por la calima o el humo rebaja las revoluciones alocadas de nuestro tiempo hasta situarnos en ese estado en el que los hombres nos saludamos con una sonrisa.

Contemplar el horizonte es descansar.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.