El sol (el calor)

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Me gusta el sol. Lo manejo a gusto (¿También ahora? ¡Ay! Siempre lo he acariciado y diría que hasta mimado.) Qué sería de nosotros sin la luz que nos regala a diario todos los colores del universo y convierte en verde nuestro mundo tan pardo.

Él siempre está ahí arriba y cuando se esconde más de una semana, nos entra la murria, somnolencia, mala leche. No es de extrañar que a nuestros vecinos vikingos del norte les dé tanto por la priva, incluso de patata fermentada.

En estos meses de verano, se pone rabioso a días y dispara rayos invisibles que sebastianean al incauto despelotado y sin sombrero. Su furia golosa llega en ocasiones a levantar humedad en el granito y chupa los manantiales como cualquier chiva perdida.

Esta fase codiciosa y hasta destructora tiene, sin embargo, un encanto poético extraordinario. Los mejores poemas de amor vienen inspirados por la maestría dorada de nuestra irradiadora musa.

Me imagino al poeta cuando observa la calima sucia que apresa el valle, rebelar su pluma para poner orden con palabras escogidas hasta rescatar belleza entre tanta brusquedad.

Su presencia insistente en verano es hábito y maravilla. También necesidad. El sudor purga nuestro cuerpo y da brillo a la cerúlea piel de invierno; transforma el musgo en cepillos verdosos y se bebe las cascadas cual devorador de ninfas.

El sol es el dueño de la luz, es decir, guía del mundo. Su linterna cegadora ilumina nuestra sensibilidad (preguntemos al amigo fotógrafo o al plástico de norte y ventanal) de tal manera que, en ocasiones, logramos abrir la cerradura del arte y transformarnos en otros.

Cuando se encabrita en sus combates contra las nieblas oceánicas de los mares del norte, nos lleva a prodigios que luego recogen los pinceles de artistas supremos como Turner.

Sí, el sol es filtración blanca entre alisos hasta horadar el agua de los arroyos por los que pasó Lorca para recordárnoslo:

 “Tu ilusión

es crear el jardín

multicolor”.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.