Des-Prestige

Hundimiento del Prestige
Fotografía: Hundimiento del Prestige
Hundimiento del Prestige
Hundimiento del Prestige

Supongo que una semana después de conocerse el fallo del juicio que siguió al hundimiento del Prestige en las costas gallegas, son innumerables los españoles que continúan boquiabiertos, atolondrados, anonadados por tamaño golpe de realidad imposible. A tenor del fallo de la Audiencia de La Coruña, la catástrofe se produjo porque sí, nadie la provocó: no hay responsables. Y las administraciones públicas que se hicieron cargo de la gestión del accidente, y las consecuencias ponzoñosas de 77.000 Tm de crudo derramadas en el mar y luego agarradas sobre 2.000 km de playas y roquedales marinos, lo gestionaron «con profesionalidad, adecuación y en condiciones muy desfavorables». Porque la decisión de arrastrar al petrolero chorreante desde la costa hasta alta mar para su hundimiento, no se ha demostrado que tuviera incidencia «en el agravamiento» de la catástrofe.

Así pues, elogios para el trabajo de los chicos de Aznar. Eso sí, el tribunal ha descubierto que la armadora del buque siniestrado y la clasificadora American Bureau Shipping (ABS), que certificó la navegabilidad del navío, no son trigo limpio. Pero, ay, estos ya se le escaparon a los abogados del Estado español entre el bosque de rascacielos de Nueva York, después de años de pleitos y un zurrón de dólares en abogados.

Creíamos que lo que se había aparcado durante los últimos años en España era la moral: centenares de políticos que se conducen sin complejos libando para sí del néctar público, mientras son votados con reiteración. Pero nos faltaba entrar de lleno en un nuevo escenario metapostmoderno: la suspensión de la realidad. Ahora se nos oculta el chapapote con las sombras chinescas que producen las nieblas posadas sobre la costa; el azar se convierte en el emperador de nuestro tiempo y la Ley nada puede hacer contra lo inevitable. Sin embargo, todo parece explicarse de manera más sencilla: ya que no pudimos cogerle los cuartos a la navieras y aseguradoras, al menos no quedemos como pardillos en España. La culpa fue del cha, cha, chá.

Algunos boquiabiertos pudieran quedarse como piedras aterradas todavía durante el tiempo venidero. Restan por hablar algunos jueces sobre diferentes asuntos bien tremendos. Las fumarolas periodísticas que nos llegan a modo de avanzadillas, no auguran buenas dichas. Más bien parecen anunciar la sepultura de realidades tan explícitas como Himalayas. Es fácil, basta con hacer públicos los fallos en tiempo de niebla.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.