Gobierno hiperactivo

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Tenemos un gobierno hiperactivo. Hemos pasado de la abulia de Rajoy y su equipo a un ejecutivo de aceleración. Nos atropellan las noticias de La Moncloa y sus Ministerios. Lo abarcan todo. Lo sustancial y lo complementario llegan con la intensidad del disparo. Parece que les faltaran días para realizar todo lo que llevan dentro, o que la urgencia política y social fueran tales que pareciera un crimen perder un minuto.

Nos encontramos con llamaradas de titulares que parecen globos sonda para tantear el terreno: si son bien acogidos, se continúa adelante, o se silencia la iniciativa si el rechazo público es grande. Otros anuncios sí están más de acuerdo con las necesidades reales del momento: Cataluña, que Bruselas relaje sus exigencias de déficit o la reforma urgente de la parte más grosera de la legislación laboral. Y muchos otros que, aún estando en el ideario socialista, podrían esperar, como es el caso de la modificación de la Lomce, que levanta a los propietarios de las escuelas católicas concertadas. En fin, han echado a volar demasiadas iniciativas que dan tantas pistas y ventaja al adversario político que puede rearmarse con facilidad y torpedearlas.

Da la impresión de que no se jerarquiza el mensaje de manera suficiente y se menosprecia ese factor tan decisivo en política llamado tiempo. Parece que todas las políticas salieran de una enorme lista de prioridades elaborada con antelación a la Moción de Censura con la intención de sorprender al electorado, dejar sin discurso al amigo de Podemos y poner contra la pared de su impotencia a Ciudadanos y de su iniquidad al PP.

Porque al partido morado le arrebatan las flores de su discurso izquierdista de salón y anulan su cabalgada para la recuperación de la memoria histórica y los “olvidos culpables” de la Transición. Habla de todo esto, la determinación de mudar los restos de Franco y hacerse cargo, con fondos estatales, de la recuperación de restos de los asesinados en las cunetas. Ciudadanos continúa grogui sobre la lona desde la censura parlamentaria y el PP ha iniciado un vía crucis que nadie sabe cuantos misterios (y azotes) tendrá.

 

Atropello de iniciativas

 

Pero la hiperactividad no es buena cosa aunque sus protagonistas estén repletos de nobles propósitos y dispongan de las herramientas adecuadas para acometerlos. Al hiperactivo lo enreda casi siempre la desorganización y tiene problemas para iniciar y concluir los proyectos. Le llueven dificultades para concentrarse y la probabilidad de que olvide lo prometido es alta al estar dominado por la ansiedad y las carreras que ésta le exige para mantenerse  bien nutrida.

Esta desazón será cosa del nuevo tiempo político que dirige al mundo a golpe de tuit y fuerza a los gobiernos y las bolsas a ascender o derrumbarse sin necesidad de comprobar las causas. Pero por fuerza (la gravedad aún no está abolida) todo tiende a decantar tarde o temprano. Porque el discurso inicial de Pedro Sánchez quedó claro: echar a un presidente del Gobierno incapaz de zafarse de la corrupción aspirando luego a la decencia; restañar las heridas más lacerantes de la crisis y los recortes sociales e intentar recuperar el diálogo con la Cataluña secesionista.

Pero ahora un manglar de anuncios pudiera terminar confundiendo todo. Convendría recuperar un cierto sosiego y explicar con mayor largueza y detalle las razones de aquello que intentan poner en marcha o aprobar. Venimos de un gobierno que nunca sintió la necesidad explicar por qué imponía las políticas que llevaba al BOE. Es necesaria mayor información y menos atropello de iniciativas.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.