Europa se llena de “exiliados” catalanes

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

El pasado Domingo de Ramos la policía alemana detuvo a Puigdemont en una gasolinera. El suceso fue la noticia de varios días. El personal anti-indepe más furibundo atestó las redes con memes, chistes (y también rebuznos), en tanto que los Comandos de defensa de la República (CDR) elevaron el diapasón de la ira, y los más fieles al detenido pusieron la olla antiespañola a tan alta temperatura que algunos pensaron que se podría estallar en violencias callejeras. En cualquier caso, el gobierno de España y Ciudadanos (los socialistas estuvieron más discretos y prudentes), vendieron la detención del señor de Girona como su triunfo, o el triunfo de la ley, o el apoyo decisivo de la gran Alemania a la demanda de Madrid ante el desafío separatista catalán.

Aunque los peros llegaron rápido. Resulta que un número muy importante de parlamentarios alemanes (y de otros países comunitarios) apoyan al fugado catalán; que la justicia británica mira con gran escrúpulo la petición realizada por el Tribunal Supremo español para que la ex consejera Ponsatí, huida en Escocia, sea devuelta a nuestro país; que Anna Gabriel escapó a Suiza y Marta Rovira después. Y otros varios más que se barruntan. ¡Europa llena de “exiliados” catalanes! ¿Qué está pasando? ¿Qué nos estamos perdiendo?

La primera y principal es que no se informa lo suficiente sobre cómo son vistas estas personas en los diferentes países donde recalan. A lo máximo que alcanza el lector medio de periódicos y noticias en las redes es a saber que los apoyan partidos radicales de extrema derecha y xenófobos en general. Poca cosa entonces: escoria. Pero esos “apoyos insignificantes” llegan en gran número de ocasiones de formaciones políticas que han alcanzado el  voto del 15, 20 y hasta el 30 por ciento de sus electorados; que gobiernan en varias regiones y presiden centenares de ayuntamientos.

 

Como agua de mayo

 

La Europa comunitaria es un mosaico de centenares de regiones, muchas de las cuales no se encuentran a gusto bajo el corsé de sus Estados, y la revuelta catalana les viene como agua de mayo. Porque la huida de Puigdemont y un puñado destacado de los suyos no es poca cosa, y no porque vivan fuera de la ley debemos pensar que su aventura está tasada en el tiempo. Los catalanes huidos, y las autoridades españolas que los persiguen, están armando más ruido del necesario en Europa. ¡Quién podría pensar que “Pugi” habría de llenar las portadas de la prensa alemana y ser el protagonista de acalorados debates en sus parlamentos! Pero está ocurriendo. La creciente preocupación de Europa por nuestro problema es un maná bien nutriente para el separatismo catalán, y mientras más se demoren los procesos políticos y judiciales dispuestos para que entreguen a España tanto huido, mayor beneficio para sus intereses.

Efectivamente, los independentistas se han pasado la leyes por ahí mismo y ciscado en las órdenes de las primeras instituciones del Estado, pero ese dato no es suficiente, al menos todavía, para que una mayoría abrumadora de europeos piense de los separatistas catalanes de forma parecida a los españoles que vivimos al sur de Tortosa. Las locuras no están mal vistas en estos tiempos. Pensemos por un instante en el caso Trump: continúa ascendiendo en las encuestas.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.