La fundación

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Los separatistas catalanes no logran sellar un acuerdo para ir a la investidura del nuevo presidente de la Generalitat. Superado el dificilísimo Anapurna de sustituir a Puigdemont, perseguido por la justicia y fugado de España, por Jordi Turull (u otro, quién sabe), todo parecía allanado. Pero no es así. Están atrancados en la composición del Gobierno autonómico y, sobre todo, en quién controla el dinero del Grupo Parlamentario de Junts per Catalunya, y más allá, y quién gestionará el Presupuesto de la Generalitat. Porque Puigdemont exige una asignación suficiente y garantizada que costee su exilio. Se estudian varias fórmulas, pero la que más consenso parece obtener es la creación de una fundación privada (el adjetivo aquí es muy relevante en esta semántica de las imposturas) que le dé cobertura económica al expresident, ahora en Waterloo, en su exilio propagandístico.

Y el señor de Girona no se conforma con poco. Al parecer necesita en torno a 25.000€ al mes para sostener los gastos corrientes: su asignación de presidente de la Generalitat, las nóminas de escoltas y otros ayudantes de secretaría, así como el alquiler de su casa. El boato del presidente de la República de Cataluña en movimiento iría aparte. Pero, claro, como este dispendio “tan necesario” no puede salir del Presupuesto de la Generalitat, “que sería lo suyo”, no tienen por qué satisfacerlo los patriotas catalanes de su bolsillo, a pesar de que la fundación se inscriba y defienda como privada. Por ello, nuestro exiliado principal quiere controlar la asignación anual del grupo parlamentario de Junts per Catalunya, unos 4 millones de euros al año.

Y es aquí donde se atranca la investidura de Turull, o quien sea, prevista para la semana que entra. Estamos, pues, ante otro episodio increíble de la fuga de Puigdemont, un viaje que parece escrito por el más delirante de los novelistas de ciencia ficción, pero que, al ser real, deslumbra por la fuerza que adquieren unas andanzas que derrumban no pocos muros de aquella parte de nuestra reciente historia que, parafraseando a Muñoz Molina, creíamos más sólida.

 

Europa y los exiliados

 

Sin ir muy lejos, crece la certeza entre europeos de que realmente Puigdemont es un exiliado, y Antoni Comín, y Meritxell Serret y la reciente Anna Gabriel, que se atrinchera en Suiza. Porque a la palabra exilio, que nuestro diccionario define como “expatriación, generalmente por motivos políticos”, se le va construyendo una nueva semántica. Ahora exiliado también puede ser aquel ciudadano que comete uno o varios delitos en su país y huye de él porque cree que no va a tener un juicio justo; que se le persigue por unas ideas legítimas y no por las infracciones cometidas.

Esta nueva definición de exiliado la creen a pie juntillas la inmensa mayoría de los que votan independencia y los seguidores de otros movimientos separatistas y nacionalistas europeos. De ello se vienen haciendo eco con profusión los medios de comunicación, y el mundo del espectáculo, y los artistas comienzan a incorporarlo en sus montajes y obras. Puigdemont y los demás “exiliados” (que sin duda aumentarán) no serían, pues, los catalanes tan cómicos que hacen el ridículo por Europa. Si nos quedamos ahí, veremos solo los primeros fotogramas de un melodrama mucho más extenso.

Vienen llamando la atención a decenas de miles de europeos. Sin ir más lejos, el periodista de El País, Daniel Verdú, en el recorrido que viene realizando los últimos días por la Italia en puerta de elecciones generales, escribe tras hablar, ver y pasear por Bolzano (Alto Adigio), lo siguiente: “Aquí el conflicto catalán, cuenta el abogado Marco Manfrini, se ha seguido con atención y ha despertado algunas pulsiones adormecidas”. Pero es solo una reseña entre un montón. Y hasta el erasmus español en los confines de Europa llega el ruido con sus ecos de los catalanes errantes por el continente.

Así que se debería prestar mayor atención al desarrollo, o no, de la fundación para Puigdemont y a los chispazos tan luminosos y eléctricos que ha generado la prohibición de exhibir (censura) una obra de Santiago Sierra en ARCO inspirada en los “exiliados” catalanes. Este triste episodio ha dado lugar a la alarma sobre la existencia de la censura que viene creciendo a gran velocidad en España. Otra mancha que se cuelga en la solapa del gobierno español y que será exhibida con profusión en Europa.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.