Movimiento de Rey

Juan Carlos I y su hijo, el futuro rey Felipe VI
Fotografía: Juan Carlos I y su hijo, el futuro rey Felipe VI
Juan Carlos I y su hijo, el futuro rey Felipe VI
Juan Carlos I y su hijo, el futuro rey Felipe VI

El día 19 de junio tendremos un nuevo rey: Felipe VI. Su padre, Juan Carlos, cerraba las últimas etapas de un reinado histórico y brillante (el único rey que impulso las libertades, la democracia y ayudó a la prosperidad de España) cuando el hocicar de nuestro país contra una crisis furibunda sacó a la luz toda una suerte de miserias personales y familiares que aún le llevan a maltraer. Estos episodios -traídos de forma sensacionalista, todo hay que decirlo- han hecho que su figura sea la de uno más de esos políticos, financieros o poderosos que se han emporcado con el dinero, las influencias y «esas otras delicias de la vida». Ello le ha llevado a perder toneladas de estima y respeto entre los españoles que han visto como día tras día en los últimos tres o cuatro años dejaba de ser un ejemplo, quedando a merced de la marea política española tan turbia. Si a este estado de cosas le añadimos su precaria salud, nos salen las causas principales de la abdicación.

Pero se va de forma precipitada desde el punto de vista jurídico, pues nunca se legisló sobre la Corona, seguramente por su cabezonería, para no atraer foco mediático especulativo y malicioso sobre la institución. Y también en lo político, ya que el proceso secesionista catalán está en plena ebullición, y el PSOE, su gran sostenedor político, en crisis profunda y de mudanzas.

Claro que una decisión de esta naturaleza no sorprende en un jefe de estado que funcionó gran parte de su reinado «muy suelto de manos», según un ministro de la etapa de Felipe González, y sin que los gobiernos lograrán imponerle algo que no le gustara.

En medio de este tráfago de acontecimientos será proclamado rey Felipe. Todos esperamos lo mejor de él. Tiene formación, seriedad y parece que temple. Aunque esté por ver, claro. Con él cambiará el estilo y la forma de presentación pública y privada de la institución monárquica. No obstante, y de entrada, tendría que abordar, de la mano del Gobierno, el Parlamento y escuchando a la sociedad, dos asuntos urgentes: la transparencia más absoluta en su casa y el proceso secesionista catalán.

La Zarzuela tiene que dejar de ser un búnker ya. No es tan difícil cambiar su casco de hierro y hormigón por una cúpula de cristal. Tiene varios ejemplos en otras casas europea. Noruega, Dinamarca… Hasta Isabel II cuelga de su web el gasto en semillas de gladiolos. Tenemos que saber qué se paga en seguridad y cuál será el boato del próximo rey emérito. Sólo así dará ejemplo y generará confianza.

En cuanto a Cataluña tendría que ejercitarse en la práctica de un dificilísimo quíntuple salto mortal que haga posible la supervivencia de España. Porque Cataluña se va, y luego será el País Vasco. Nadie sabe lo que podrá hacer, pero debería intentarlo. Sin ir más lejos, su padre tuvo un reto aún más complicado: ayudar a que nos abriéramos a las libertades habiendo jurado los principios fundamentales del movimiento.

Artículos relacionados

Un comentario en “Movimiento de Rey”

  1. Bueno, lo del único …. no entremos en el crematorio de incienso y aun reconociendo que en este caso lo de «agradeciendo los servicios prestados» no es una frase formal, pero el Mediterráneo yaexistía antes del rey Juan Carlos I.
    Si somos congruentes el Rey carece de poder y es representativo, moderador, etc. segun la Constitución, pues no le pidamos ser presidente del gobierno, sino eso.
    Y de paso a ver si acaba esta cortina de humo de monarquia (la de la Constitución se supone) y república (¿qué república porque eso no está claro, ¿francesa, italiana, alemana, rusa, estadounidense, venezolana, mexicana, … y eso sí es muy diferente y nos dedicamos a hablar de lo de comer sin distracciones; ¿qué de la reforma fiscal? ¿qué de freno al endeudamiento y cómo? ¿cómo hacer eficiente el gasto público? y otras cosas de las que dependen el futuro de mis hijos y de mis nietos y no de monarquias, repúblicas y demás ornamentos florales para esconder lo evidente, una enorme parte de esta panda, de la «casta» y de los otros, no tiene nada qué decir a lo importante de resolver los problemas y en vez de callarse, tratan con sus ruidos de ocultar su ignorancia e incapacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.