Beirut de Ibrahim Maalouf

[youtube]wpg8jBFaj3c[/youtube]

El sonido de la trompeta de Ibrahim Maalouf y las imágenes de la ciudad que da nombre a esta composición, Beirut, son  evocadoras de todas las cosas para cualquiera de nosotros; incluso si somos más de cuerda que de viento o nos queremos sentir más próximos a otras culturas menos al oriente. Al escuchar esta canción, como preso de la hipnosis, caigo en lo profundo. En ese lugar estoy rendido al cansancio diario y se me ocurren: dos recetas que quiero probar a cocinar el próximo fin de semana, una película que vería por segunda vez, un regalo para el amigo que pronto cumple años. Mi pulso cae al ritmo del atleta bien entrenado.

Artículos relacionados

Un comentario en “Beirut de Ibrahim Maalouf”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.