Libélulas Venenosas. Al Vuelo 19

Mariano Rajoy ha tirado la toalla. Su salida imprevista a la palestra pública el lunes 28 lo confirma sin palabras. Lo que busca ahora es la forma de que su gobierno y su partido salgan lo menos chamuscados posibles de este incendio que es España. Este es su primer empeño en este momento. La suerte (muy oscura) del país le importa menos. Él ha hecho hasta lo imposible para enderezar este barco a la deriva llamado España pero ha fracasado. Los mercados, sus colaboradores hasta noviembre pasado, le han dado la espalda. Piensa que lo mejor que puede hacer entonces es idear  la fórmula precisa para arriar la bandera de la derrota sin desdoro. Ha indicado a los suyos que se devanen los sesos, quiere ideas. De Guindos es el más activo, pero también la vicepresidenta Santamaría y Nadal y Arriola y hasta García Margallo (¿?) acuden a su despacho con papeles y más papeles. Pero ninguno le ha dado aún el consuelo necesario. Él quiere comprometer en este instante tristísimo, claro, a los socialistas, a los nacionalistas, a los botines, a empresarios y periodistas de postín; sin embargo, nadie le alarga una palabra de aliento. También ellos están atrapados. España entera está enjaulada, intervenida. Pero muy pocos lo expresan por el «qué dirán»; les acusarán de agoreros o algo peor, antipatriotas. Entre tanta desazón, un periodista, no sé quién, vino a escribir el otro día que el Gobierno haría bien en preparar la rendición de la mejor manera posible, pues no es lo mismo la rendición de Breda que la humillación del Monte Arruit. Claro que el periodista no había advertido la determinación del Gobierno de entregarse sin que lo parezca y no sin antes poner a nuestro sistema financiero a su disposición con el dinero de todos. Botín y otros lo han advertido y se defienden como libélulas venenosas. Ésa es la batalla que estos días se observa desde las troneras.

 

Artículos relacionados

2 comentarios en “Libélulas Venenosas. Al Vuelo 19”

  1. Es un caso claro de «la toma del poder a cualquier precio», sin disponer de los conocimientos y los mimbres necesarios para una tarea de tal envergadura. La prepotencia y la ignorancia de la derecha española nos vuelve a poner al borde del abismo y, probablemente, algo más. En los momentos actuales hacen falta políticos de altura que sepan vislumbrar más allá de «retención del poder sin más». Creo que es la hora de apiñarse para salir adelante y tomar conjuntamente las deciones necesaria y no la de la melancolía y el rezo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.