Desconectar para Conectar

[youtube]7ae0tzVo8Fw[/youtube]

Este vídeo presenta, ya en su título,  una aparente contradicción, pero no es así. Un país asiático tenía que llamarnos al equilibrio…

En tiempos modernos Oriente se ha convertido en el generador de los productos y los hábitos tecnológicos más punteros y emulados (con permiso de la americana Apple). El aparato de moda o la última extravagancia de los geeks tienen altas probabilidades de provenir de Corea del Sur, Japón o Tailandia. Sin embargo, la huella de la historia en el ADN de las sociedades de esos países es incluso más fuerte que la llamada huella digital, ese rastro que dejamos todos los que pisamos la red y que amenaza con no desaparecer jamás para martirio de conversos y otros.

En el código de conducta del asiático tienen enorme trascendencia las antiguas filosofías que también están cosquistando el agitado Occidente: el poder del ahora, la conciencia del presente, percibir con todos los sentidos lo que pasa a nuestro alrededor…formas de conectarnos con nosotros y con lo que nos rodea. Hoy, nuestras relaciones sufren las interferencias de esos cacharritos útiles, muy planos y que nos hacen creer, aún cuando estamos solos, que una multitud ruidosa nos rodea y aclama. ¿Cómo satisfacer el hambre de la red? Teniendo algo que contar, viviendo «realmente conectado».

Artículos relacionados

4 comentarios en “Desconectar para Conectar”

  1. Fenomenal, ese vídeo…Y este blog! Vamos a ir desconectando de tantas rutinas. Lo que pasa es que estas rutinas, hoy, son muy atrapantes, empezando por las informáticas (del video), y siguiendo por otras menos evidentes. Todo se confabula para alejarnos de la vida real y llevarnos a lo virtual, a eso de lo que parece que no podemos prescindir. Y en esto los orientales también llevaban razón (en pasado, porque lo dijeron desde siempre), que el desprendimiento y el desapego son fundamentales para captar el verdadero sentido.

  2. la tecnologia no tiene porque apartarnos de la gente.si las redes sociales las utilizamos bien son un vehiculo esplendido para saber las necesidades de las personas.
    he trabajado para toyota y os recomiendo que leais algo sobre como trabaja esta compañia;no son hermanas de la caridad pero su empeño en dar lo mejor al consumidor los lleva a una politica que abarca todo lo que nos involucra( trabajadores,distribuidores,concesionarios,medio ambiente,etc).en españa solo conozco una compañia en ese orden de ideas:inditex.

  3. Pepe felicidades y gracias por abrir un espacio que compartir.
    Por cierto siento empezar con la REFORMA LABORAL. España se da por vencida. Se genera una auténtica espiral de pérdida de derechos (indemnizaciones, salarios de tramitación, ultra-actividad…) y bajada de salarios ( descuelgue de convenios, nuevo contrato,…). ¡Venga a competir con los paises pobres! Es la reforma de quienes no creen en las capacidades de España. Es la reforma de quienes no son capaces de liderar un gran proyecto de innovación nacional. Es la derecha triste y cateta de siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.