La Escapada

Las medidas económicas muy restrictivas adoptadas por el Gobierno los últimos días son interpretadas por algunos como «el final de la escapada» de Zapatero. Esta imagen da, hasta cierto punto, una visión épica e incluso elogiosa de su actuación última en materia económica. Habría que afinar más en el juicio. Aquí no ha habido ni caballeros románticos a la conquista del milagro, ni cabalgadas heroicas para salvar un pueblo. Vivimos dos años de dudas y desconciertos; de derrumbes inopinados, de sacrificios y desvelos. Como escribe Claudio Magris en El Danubio, las cifras económicas se han convertido «en auténticos personajes fantasmales, concretamente amenazadores y, como los tiranos de una tragedia antigua, árbitros del destino de los hombres». Así pues, ni Zapatero ni cualquier otro dirigente político por poderoso que le creamos puede detener ese titán incomprensible llamado mercado. Claro que ello no evitará a nuestro presidente y otros grandes dirigentes mundiales pechar con las consecuencias que acarreen sus decisiones y los efectos abrasadores de esos volcanes que son ahora las bolsas europeas. A medida que crezcan las dudas y huya el futuro, irán dejando más solo a nuestro Presidente. Una mayoría sostiene que es un incapaz, pero nadie da el paso para mostrarse como alternativa. Siendo el poder político tan deseado (o más) que el sexo y teniendo España la derecha que más dueña de la patria se cree, sin embargo nadie levanta la espada para luchar contra los fantasmas de Magris. Vienen meses broncos. Nadie comprende que le recorten nada. Son demasiados años los que crecimos en ingresos y se nos olvidó el dolor de la palabra sacrificio. Esos que salen a menudo por televisión y que llamamos ministros o consejeros o alcaldes deben de estar preparados para defenderse de sus puercas miserias. Pronto les descubrirán con escándalo cuánto pagamos por su coche oficial o el arreglo del despacho o la factura de la penúltima mariscada. De aquí no se escapa nadie. Ni siquiera Camps, que tanto lo intenta.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.