Vuelve la furia

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

El enfurecido ataque de la derecha al presidente Pedro Sánchez y su gobierno recuerda bastante a la respuesta cruel y desmedida que desató Aznar contra los socialistas de Felipe González tras perder las elecciones generales de 1993, que creía ganadas de antemano. Algunos analistas hablan de remake de aquel terremoto político que duró varios años en el que la prensa de la derecha (la Brunete mediática llegó a definirla el peneuvista Iñaki Anasagasti) y los primeros espadas de Aznar (Álvarez-Cascos, Trillo, Rato, Arenas…) decidieron calcinar al PSOE y hasta su memoria. Ganaron las legislativas de 1996, aunque las inmensas rociadas de napalm político derramado sobre la floresta socialista no lograron arrasar del todo su bosque.

Ahora, de nuevo sorprendidos por la respuesta socialista que los apea del gobierno con solo 84 escaños más 1, han recuperado el libro de hace un cuarto de siglo y extraen de él las viejas recetas. A pesar de su debilidad – un PP muy deteriorado y un líder por probar –  creen, pues el aliento de Aznar ayuda mucho, que ahora les será más fácil desalojarlos de la Moncloa que entonces. La Convergencia de Catalunya, de Pujol, que entonces apoyaba firme a Felipe González, y hasta la IU, al fin y al cabo coaligada con los socialistas en centenares de ayuntamientos, poco tienen que ver hoy con el partido de Puigdemont y el Podemos de Iglesias. Pedro Sánchez, pues, está obligado a bailar rock and roll en un alambre tendido sobre un cañón al que no se le ve el fondo.

 

El descaro y el escarnio

 

Así que unos cuantos se dedican a buscar entre los miembros del “Gobierno bonito” rastros del cianuro que más rápido pueda liquidarlos: corruptelas y pillerías fiscales varias. Además, el azar les regala las hazañas de un tal Villarejo, trasunto actual del Perote de los noventa, el espía traidor que tantos días de gloria les proporcionó en aquellos años de palabras de plomo y rotativas. Pedro Sánchez, su gobierno y su partido viven, según los días, mudando la emoción del miedo por la furia y, en ocasiones, el desánimo. Sean quienes sean los investigadores, lo hacen tan fondo que hasta los más ingenuos socialistas empiezan a asumir que una multa de tráfico les puede echar de la carretera de la política.

Porque a decir verdad, aquellas proclamas que hiciera Pedro Sánchez apelando a la perfección, y aun la pureza, del cargo público se las recuerda ahora la derecha con el descaro y el escarnio que solo ella sabe. Se destacó en la exigencia ética en meses pasados, al tiempo que se presentaba como paladín de la decencia. Ahora le revisan sus textos buscando en qué párrafos faltan las comillas, y a sus ministros los colocan en la picota al revelar conversaciones privadas robadas, o rebuscándole atajos fiscales. El problema es que incluso el hombre más intachable nunca deja de ser humano, o sea, imperfecto.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Un comentario en “Vuelve la furia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.