Rajoy, un particular

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

La semana pasada, al ver a Mariano Rajoy por televisión caminando a su paso por el marítimo de Santa Pola, e informado a través de mil medios de su almuerzo en Batiste, el santuario gastronómico de ricos, clases medias pudientes y de aquellos que se las dan en la zona, me vino a la memoria un rap de Sabina que tuvo enorme éxito hace más de veinte años. Se titula “Como te digo una ‘co’ te digo la ‘o'”, y en una de las estrofas de su larguísimo texto escribe esto: “¿Qué opinas del Papa de Roma? ¿Ese?: un particular”. Sí, al ver a Rajoy en la puerta de su registro de pueblo después de “toda una vida” en las alturas de la política, parecía un particular, uno más de nosotros, un profesional, alguien que se gana la vida en un despacho.

¿Es así? Aún no estamos seguros, y es posible que él mismo no sepa bien del todo por qué ha corrido tan deprisa para firmar una montaña de legajos una vez a la semana, más o menos. Pero así se quiso presentar ante decenas de focos allí convocados por un particular.

Es un caso extraño, insólito, hasta cierto punto increíble. ¿Qué pensamiento tan musculoso fuerza una voluntad para que, de la noche a la mañana, deje en la calle a más de dos mil cargos (millares de bocas) que dirigían el Ejecutivo de España? ¿Qué razón le lleva a abandonar un partido tan cuarteado y, además, filtra que todo lo hace para no influir en el nombramiento de la nueva mujer u hombre fuerte del partido? Aquí debe de intervenir también el analista clínico para ayudar a interpretar tanta extrañeza. Porque es impensable dar por cierto que Rajoy cree realmente que al ponerse los manguitos de registrador una vez a la semana y que lo saluden (“Señor Presidente”) en Batiste, ya es un particular.

 

Otro enigma

 

Porque no lo es en absoluto. Al menos dos millares de conmilitones y otros compañeros de viaje se acordarán de él y sus ancestros durante mucho tiempo; y decenas de miles de militantes populares empleados estos días en cavar trincheras para defenderse de Soraya, Cospedal , Margallo y etcétera, pensarán algo parecido. Dirán que no solo se ha dejado arrebatar el gobierno, sino que abandonó el partido en manos de la gula de los más ambiciosos y aprovechados. 

Algunos han escrito que el expresidente se ha despojado voluntariamente del aforamiento, que podría servirle de burladero si acaso se escapan contra él algunas de las cornadas que a buen seguro darán los numerosos sumarios sobre corrupción que persiguen a su partido. Puede. Aunque ya le debería transmitir con cierta urgencia alguien de su extrema confianza, por si acaso no ha caído, que la principal amenaza que pende sobre él se cuece entre los suyos.

Por cierto, ¿cuál es la verdadera causa que hizo renunciar a Feijóo a ser el candidato de consenso a la presidencia del PP? Nadie da pistas correctas. Otro enigma.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.