La desesperación del sur

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

La emigración de decenas de miles de personas hasta Europa es uno de los grandes dramas que vive el continente desde la II Guerra Mundial. La riada de hambrientos, pobres y perseguidos no cesa desde que declinara el pasado siglo XX. Las fronteras plagadas de diques, trampas y concertinas no pueden detenerlos. Día tras día intentan superar el mar que nos separa del sur más al sur utilizando cualquier boya que los mantenga a flote. El dolor, el sufrimiento continuado y la muerte de tantos seres humanos es incalculable. Mucho más gigantesco que las cifras desbordantes que ofrecen las autoridades de nuestros países. España impidió la entrada de 200.000 personas el pasado 2016; Alemania estima en cerca de 400.000 los inmigrantes irregulares en su territorio y Francia, unos 100.000. Italia ha tenido que hacer frente hasta ayer mismo a avalanchas anuales cercanas a los 100.000 desesperados, y España va camino del récord en el presente año.

Esta tragedia humana de escalofrío extremo, sin embargo, se considera problema de segundo orden en comparación con el territorial que padecemos. Cataluña es la única prioridad, un manto inmenso que oculta todos los demás males (y virtudes) de España. Con un gobierno de objetivos únicos, suceden este tipo de desconciertos. Ayer, cuando la única prioridad fue atajar la crisis, España fue solo el imperio de los recortes. Hoy, la obsesión catalana concentra las energías de un Estado que, en manos de un gobierno tan débil, parece tan lastimoso como él.

Tan ocupados como andamos en taponar averías, nos olvidamos de todo lo demás hasta que las juntas estallan por falta de atención o impericia. Es lo ocurrido el pasado fin de semana tras una nueva entrada masiva de inmigrantes por nuestras costas. Tantos nos abordaron que “no tuvimos más remedio que enviarlos a la cárcel”. Un despropósito. Una ilegalidad palmaria y una torpeza monumental (otra más) de Interior. Pero al no ser esta la prioridad nacional, en dos días el drama se cae de los noticiarios.

 

Sin soluciones nuevas

 

Sin embargo, las masivas oleadas de desheredados no cesarán de llegar durante mucho tiempo. África, a años luz de ser un contingente asentado institucionalmente, y la orilla sur mediterránea una línea de países plagados de tiranías, sectas religiosas en lucha y armamento infinito, no dejarán de expulsar a hombres por centenares de miles. Para colmo, el cambio climático que nos azota, hará más extensos sus desiertos, mayores las hambrunas y más inhóspitas sus ciudades. Así que Europa debería ser consciente de que no existe (ni siquiera en las series de ficción) una frontera infranqueable para el hombre hambriento. Y mientras más dificultades pongamos, mayor será el espanto resultante. También para los que nos defendemos con la porra.

En los primeros años del presente siglo se vivió la oleada de cayucos que “invadieron” Canarias, y también el sur peninsular, provenientes de lugares costeros al sur del cabo Bojador. El gobierno de entonces tuvo que inventarse una nueva diplomacia y proveer de talento, ideas, recursos y servicios a esa parte parte de África que nos inundó de inmigrantes. Tras un tiempo de urgencias, lo logró, como años atrás llegó a acuerdos con Marruecos que alivian la presión de tantos como invaden pacíficamente nuestras costas andaluzas.

Desconocemos si nuestro actual gobierno, atrapado por el objetivo único, ha imaginado siquiera soluciones nuevas que aplaquen la hégira de los desheredados en este otoño tan benigno. En los informativos, junto a la abnegación y solidaridad de quienes ayudan y acogen al inmigrante, solo se nos dice de vez en cuando que se ha reforzado la valla de Ceuta y que Interior envía más guardias civiles a la zona.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Un comentario en “La desesperación del sur”

  1. Estamos a la deriva, el problema catalán y las actitudes sediciosas tapan todas las vergüenzas, no de la democracia, de los demagogos, políticos que no gobiernan en este globo terráqueo que gira sin orden y concierto, eso si con libre mercado de productos y financieros. Gracias Pepe, como siempre, por tu acertado escrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.