Una preocupación creciente

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

En la trastienda, los más precavidos se preguntan qué puede pasar en Cataluña en el espacio de tiempo que va del sábado 21 de octubre, en el que el Consejo de Ministros anunció que pondrá en marcha el artículo 155 de la Constitución (intervención de la autonomía) y el día en que entre en vigor, si llega, el procedimiento con su amplio listado de medidas, la suspensión temporal de la autonomía. Porque en el plazo de una semana, las autoridades catalanas amotinadas pueden cometer cualquier atropello como vienen demostrando sobradamente en las últimas semanas.

Una vez autoproclamada la independencia de la República de Cataluña, tras abrir el Gobierno el proceso del 155, bien se podrían creer los líderes independentistas con “autoridad legítima”, pongamos por caso, para tomar, incluso por la fuerza, las escasas dependencias que el Estado gestiona en aquel territorio. Y quién sabe si proceder a un barrido informático masivo de millones de datos imprudentes.

Porque “la atrocidad” cometida por el Estado al intervenir la Generalitat será causa suficiente -acaso la mayor posible- para imprimir una nueva marcha, más determinada aún, al procés. Entonces la rebelión independentista ya no estará en la agenda informal –ese punto del orden del día no escrito del Consejo Europeo- sino que se encaramará hasta las primeras líneas del folio donde Bruselas anota los problemas reales.

Es cierto que la Europa comunitaria casi en bloque (algunos albergan dudas de que Rajoy pueda encauzar el problema) rechaza la locura segregacionista, pero ya hay poderosos que se desmarcan públicamente como Putin. En escasas semanas España, Europa y la comunidad política y económica internacional han podido confirmar que la fumarola separatista catalana guardaba en su vientre un auténtico volcán y ahora esperan que el gobierno de España lo sofoque cuanto antes.

 

Partida de ajedrez con tiempos tasados

 

Pero, ¿podrá? Porque dada su gestión del 1-0 no se albergan grandes esperanzas, y la gran presión política, económica y aún mediática que imprime en los últimos días no indica que los amotinados se estén arrugando, sino todo lo contrario: se advierte un acercamiento de sus posiciones y su cerebro estratégico, un despliegue logístico y de propaganda que continúa actuando de manera eficaz.

El nuevo escenario que supone la intervención por el Estado de la autonomía catalana produce en el Gobierno un vértigo desconocido, algo así como si se adentrara en la mar océana con cartas náuticas no confirmadas y con todas las dudas sobre los materiales precisos con los que han de pertrecharse para una intervención convincente y eficaz.

Esas dudas lógicas son interpretadas en Barcelona como una bendita indecisión. Madrid ha dudado desde el primer momento entre una intervención decidida y seca que, apoyada en disposiciones legales determinantes, intervenga a los Mossos d’Escuadra y los órganos de gobierno claves de la comunidad autónoma: Presidencia, Hacienda, Comunicaciones …, y otra intervención más medida que produjera menores impactos públicos.

Aunque quizás, y a la postre, pudiera ser Bruselas y los efectos de una economía catalana, que se degrada por días (y también en el resto de España), quienes marquen la intensidad que el Gobierno impone al proceso abierto con la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución.

Porque no estamos ante una larga carrera ciclista que se decide por etapas, como tanto gusta a nuestro presidente, sino en una partida de ajedrez con tiempos tasados donde no se admiten tablas. Todo menos que el tiempo nos pudra a todos: una nación varada sin otro objetivo que no ir a peor.

PAULA NEVADO
A Paula Nevado, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo. Puedes seguir su trabajo en Instagram: @paula_nevado

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.