No escuches a quien eche pestes de la sacarina

Teresa Muñiz
Fotografía: Teresa Muñiz

Nos están mareando (confundiendo) demasiado con lo que comemos en los últimos tiempos. Mal asunto. Si de algo debemos de estar seguros es de que lo que ingerimos no daña y, además, es sano. Pero no ocurre así en el clímax máximo de cocineros y fogones, cuando preparar una merluza en salsa verde es prime time y los cocineros Michelin son todos hijos de Zeus, aunque muchos tengan cara de cemento. Resulta que son sospechosos el azúcar, las harinas, todas las grasas, las salsas, los platos preparados, las sacarinas, los aceites de palma y cacahuete y ¡cuidado con el agua que bebes!

Aunque lo más grave es esa amenaza fantasma que sostiene que los platos preparados, precocinados y los aditivos, de acá y allá, que se añaden a centenares de alimentos básicos como el pan, la leche, el jamón… no son de fiar: o te engañan vendiendo por leche de vaca lo que es suero, o te meten grasas saturadas divinas de la muerte hasta por el orto.

Lo más curioso, no obstante, es que quienes divulgan masivamente estas advertencias te aseguran que el alimento sospechoso lo come el pobre. Claro que es un alimento seguro, eso sí, pues casi nadie muere de diarrea ya, pero que te enferma lentamente hasta conducirte sin remisión al mundo de la diabetes, el cáncer o las enfermedades cardiovasculares. Y claman porque abominemos de esas salsas de las que el fabricante solo sabe que no matan; o pugnan porque impongamos al azúcar los impuestos del alcohol (¿por cierto, la cerveza normal tiene alcohol?) y se quedan tan panchos: más sabios y responsables que un Nobel.

En esta situación,  muy pocos de ellos ayudan a dar pistas sobre cómo podemos ir cambiando el ambiente obesogénico en el que vivimos, de qué manera abandonamos las costumbres enfermizas de ingerir el super whopper. Es decir, por qué puñetas la fruta no se ofrece al precio de la gaseosa o el pescado deja de parecerse a la carne (?) de pollo. De esta parte del dilema público solo hablan algunos locos extremistas y ningún poder público ha decidido trabajar en la búsqueda de fórmulas que resuelvan el enigma de por qué el tomate cuesta 5 euros el kilo.

A mí siempre me ha parecido que poner en duda la calidad, y mucho más la seguridad de los alimentos, es una especie de terrorismo. Ese es el miedo “que más mortifica”, y el que más beneficio aporta a los malvados que lo propalan con el fin de achatarrar al adversario.

Estos intrigantes abundan hoy en las administraciones públicas y universidades, centros de investigación, redes y medios de comunicación, convencionales y los que no lo son tanto. Nos cuentan que para alimentar a una población mundial, que se duplicará en el horizonte del 2050, es imprescindible continuar el camino emprendido hasta ahora. Pero al tiempo, su contraparte en la investigación y la ciencia asegura que la mayoría de la ingesta de los países ricos es crecientemente insana y ayuna de calidad, que necesitamos políticas sociales que nos ayuden a salir de este manglar.

La confusión, pues, es máxima y el aparente choque entre la industria alimentaria y una sociedad atónita no acaba de alumbrar resultados saludables. De momento, a los únicos que les va de escándalo es a los vendedores de comida barata, ropa barata, frigoríficos baratos y motos de saldo.

P. D. Un centro de investigación alimentaria valenciano acaba de anunciar el descubrimiento de los genes del tomate de pueblo, o sea, el bueno. Pronto crecerá bajo los plásticos con esa gracia. ¿A qué precio pondrá el kilo el mercado?

Teresa-Muñiz3-150x150TERESA MUÑIZ: “En numerosas ocasiones, paseando, asomada a una ventana u observando un objeto, nace en mi la necesidad de detener esa visión. Poseer esa imagen de una manera instantánea y veloz nada tiene que ver con mi trabajo pictórico, pero me sirve de referencia y confirmación de lo que en ese momento me interesa. Esta reflexión viene al caso porque, conversando con Pepe Nevado y celebrando nuestra colaboración tan fructífera que culminó con la publicación del libro Pan Soñado, se me ocurrió proponerle seguir caminando juntos pero en esta ocasión con fotografías. Aquí están”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.