Pink Floyd, The Dark Side of the Moon

El rock and roll es la explosión musical de mayor onda expansiva de la historia. Y continúa derribando muros. Sucedió que LAS FLORES DEL MAL, Charles Baudelaire, infectaron de libertad, con el retraso de un siglo, a los jóvenes de occidente que huyeron en estampida de la guerras de sus padres (todos muertos, todos grises, todos honestos) y volaron por otros mundo “del color de las serpientes” (Keruac) hasta derretir para siempre el acero de las cadenas que les mantenían unidos desde el principio de los tiempos a una vida predecible y aburridísima.

El rock situó para siempre a los jóvenes por delante (o al lado) de sus tutores (padres, maestros, curas, policías…) para construirse, o estrellarse, sin más ayuda que la de su propio impulso. Esa música, que lanza las notas al espacio con la violencia que el viento sopla las semillas, y que en ocasiones transformó las cuerdas vocales de los más grandes (Joe Coker, Robert Plant, Freddie Mercury, Kurt Cobain) en cuevas de sangre “donde nacían volcanes”, deja centenares de miles de grabaciones imposibles de embridar en un ranking. Sólo valen las que te gustan, los LPs que te emocionan, las voces que nunca olvidarás, aquel baile que te vio amanecer en una pradera devastada por una noche a la deriva y sin sueño.

Mis cinco discos de rock que llevaría a una isla desierta, los iré recordando uno a uno cada jueves del mes de agosto. Abro ésta recomendada emoción con Elvis Presley: con él estalla todo. Sigo con Revolver, The Beattles, (6 de agosto), The Who y su Quadrophenia, (13 de agosto), The Rolling Stones con Exile on Main Street (20 de agosto), Led Zeppelin y su álbum IV (27 de agosto) y, finalmente, Pink Floyd en el esplendor con su The Dark Side of the Moon (4 de septiembre).

El broche final de esta recopilación viene de la mano de Pink Floyd y su álbum The Dark Side of the Moon.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.