La Simulación

imagen de partidospoliticosdespain.blogpot
imagen de partidospoliticosdespain.blogpot

Habrá que seguir el ascenso de Garbiñe Muguruza. Cuando Nadal cae, otra manzana alza el vuelo. Y pedir a un buen dramaturgo que, asistido de sicoterapeuta experto, descubra toda la verdad sobre la vida en un calvario de Iker Casillas. Todo esto lo viviremos y descubriremos pronto.

Otra cosa es averiguar porqué el PP cree que somos tontos. Ahora resulta que toda su travesía hacia la modernidad consiste en meter la gaviota en una jaula circular y hacer pasar por el plasma unos mocetones que no son más que patéticos imitadores del brillante embaucador Albert Rivera.

Rajoy tiene una seguridad enorme en si mismo, sus ideas, su trayectoria y ejecutoria política, pues de lo contrario no autorizaría una comedia tan ridícula como resultó ser la Conferencia Política celebrada el pasado fin de semana. ¡Es qué ni siquiera ha necesitado qué algunos de sus actores amateurs asomen un poquito de tatuaje qué le daría tanta credibilidad! Si nos pusiéramos serios, diríamos que el presidente es un inconsciente que no advierte en absoluto «que los tiempos están cambiando»; si vamos en broma advertiremos que a esta representación le han faltado unas buenas sesiones de swing en el escenario principal, como las que disfrutaban aquellos jóvenes inconscientes que bailaban sobre el volcán del Tercer Reich.

Claro que en el tendido de sol patrio, las izquierdas emergente (el PSOE ya se exhibió envuelto en un banderón y camina en la construcción de un discurso socialdemócrata clásico, allá él) andan tan confusas como determinadas a disputarse la herencia de las mareas triunfadoras. ¡Qué pena, la familia a la greña al disputar cómo reparten el primer sueldo!

Pablo Iglesias (ya lo anotamos aquí) ha venido para quedarse con todo lo que se avista «al norte de Río Bravo». Su marca Podemos es el único hierro admisible. Y la bronca es fina. En España existen hoy tantos grupos de izquierda o más que en los años setenta, cuando el franquismo estallaba. Entonces el PCE se creía el amo del corral, pero las primeras elecciones libres le otorgaron sólo un pequeño rincón del gallinero. Iglesias -que de funambulismo táctico debe estar bien pertrechado- quiere ir a las generales con «todos los gatos en un único saco». Pero, ¿quien deja de ser cabeza de ratón para convertirse en vértebra de cola de león?.

Es toda una historia de suficiencia y poder a la que asistimos, y como todas ellas aburridas hasta que llega el drama. Mejor nos irá escarbando en el temor desconocido de Iker Casillas, el dios apaleado por los celos y la envidia de un poder que se oculta, y soñar que, de nuevo, una tenista dotada de aplaudidas virtudes, nos dará grandes grandes fines de semana de satisfacción.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.