La Dignidad de un Perro

La dignidad de un perro, Yun-Fei Tou
La dignidad de un perro, fotografía de Yun-Fei Tou

Descansar, desconectar…misiones de la época estival que, siempre que se puede, disfrutamos haciendo lo que más nos gusta con quién más queremos. Entonces ¿por qué es el momento del año en que más mascotas son abondanas?. Perros, gatos y otros animales que en invierno copian nuestra rutina y abaten soledades y días grises, son dejados a su suerte en gasolineras y  cunetas cuando llega el verano. ¡Qué alma puede desprenderse de quien le quiere y acompaña sin reproche!

En Taiwan cada año se sacrifican hasta 80.000 perros abandonados. La perrera de capital espera doce días desde que ingresa un can para sacrificarlo. Solo doce días…El fotógrafo Yun-Fei Tou, autor del retrato que ilustra este post, se trasladó a Taipéi para captar la dignidad de esos perros el día antes o incluso en los instantes previos a su sacrificio. La galería de retratos es impactante. Almados y desalmados pueden ver el  trabajo de Yun-Fei Tou en su blog

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.