Silo Nuclear

El ATC holandés, modelo del almacén nuclear español
Fotografía: El ATC holandés, modelo del almacén nuclear español
El ATC holandés, modelo del almacén nuclear español
El ATC holandés, modelo del almacén nuclear español

Dice el ministro, enfático, que quiere construir el ATC (almacén temporal centralizado) de residuos nucleares. ¡Anda ya!. 

Haciendo las cosas a su manera nada crece. El ministro Sebastián parece la metáfora de esos pretenciosos políticos europeos de derechas que se dirigen al pueblo como si lo adorara cuando en realidad le repatea. La diferencia del titular de Industria con estos políticos rutilantes y jactanciosos es que estos saben lo que buscan, él no. Dice querer la construcción del silo nuclear pero conduce el proceso de tal manera que lo hace imposible. Es un alma de cántaro. 

Cuando una abrumadora mayoría de españoles sigue acojonada con lo nuclear, pretende encasquetarle en frío nada menos que un almacén de residuos nucleares. Y además con todas la Comunidades Autónomas en contra y sus compañeros de gabinete amonados. Claro que ha tenido tiempo para conducir mucho mejor este marrón necesario, incluso para haber concluido que la instalación de un almacén de estas características  era impracticable hoy en España. No es la única alternativa, existen otras aunque más caras y menos provechosas socialmente. Pero se ha vendado los ojos y ha tirado para adelante en silencio, con total discreción. Ha conseguido que nadie sepa ni papa de qué va esto del almacén, para qué sirve, qué riesgos tiene o no; si somos los primeros en construirlo o no, qué ejemplos encontramos fuera. Así las cosas, cuando anuncia con tremenda torpeza que el pueblo valenciano de Zarra es el designado para su construcción, el mundo se viene sobre él, su gobierno y el PSOE que los sostiene. Una calamidad total. ¿Por qué no lleva dos años explicando qué es esto del ATC, tratando de diluir miedos injustificados, ganando escalones de razón, señalando a los nuevos dictadores de lo verde?, ¿por qué no ha trenzado consensos políticos, buscado aliados que expliquen lo seguro y rentable de almacenar estos residuos en un recinto apropiado en lugar de su dispersión temeraria actual ?. Nada de eso se ha hecho. 

Todo lo contrario, se han buscado los hechos consumados. Pero esa práctica suele tener algún éxito con gobiernos autoritarios o muy apoyados por la opinión pública. No es el caso.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.