Al Vuelo 6.

El PP no está cambiando su estrategia, sigue en campaña permanente,  intentando perfilar la imagen de su informe líder y candidato a toda costa. Pero hay una novedad, desde Génova se está trabajando para acercar a Mariano Rajoy a los espacios hasta ahora más hostiles o menos seducidos por su actividad en la oposición, tal vez, simples escépticos de su victoria.

El primer ejemplo lo encontramos en la llamada Declaración de Cartagena, una especie de borrador del programa que el PP tendría preparado para cultura si llegara a gobernar. Su presentación reunió a un ecléctico grupo de artistas que comienzan a ser apodados en los confidenciales como “los de la barba” en contraposición a “los de la ceja”.

Veladas anodinas aparte, por cierto, no merecedoras de espacio en el papel cuché a pesar de sus populares asistentes, lo que llama la atención es el sí del equipo de Rajoy a la constante invitación del Foro Nueva Economía para participar en sus desayunos informativos.

Es sabido que dirigentes autonómicos y nacionales del PP se dejan ver y oír, casi cada semana, en este espacio que reúne en Madrid a los rostros protagonistas de la vida económica, política, social y hasta diplomática. Pero Rajoy nunca había querido ir como ponente, si bien ha acudido como invitado pasivo en numerosas ocasiones.

Ahora sabemos que el próximo viernes 25 de junio el líder de la oposición será el invitado del desayuno y que previsiblemente no se saldrá del guión que corresponde a la coyuntura política además de dar un par de titulares sobre el tema o temas del día.

Entonces, ¿por qué los asistentes habituales de estos encuentros reconocen estar recibiendo presión desde Génova para garantizar su presencia ese día? Aquí la revelación de un obstáculo en la tercera carrera de Rajoy a La Moncloa: en todos estos años no ha logrado  adhesiones firmes a su línea política por  parte de los decisivos rostros que se deberían dar cita el próximo 25 de junio.

En Génova se afanan contrarreloj para que la foto en el Foro Nueva Economía sea más creíble que la de la velada en el Teatro Alcázar…

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.