Estación Termini

Paula Nevado
Fotografía: Paula Nevado

Los persistentes escándalos vinculados con la corrupción política y conexos a ella nublan la visión del resto de acontecimientos que nos depara la vida pública. Así que la interminable semana de postpasión que viven los populares como consecuencia del enésimo pufo que descubre la policía y atiza el juez Velasco (una nueva trama corrupta en torno al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González) opaca la batalla interna que libran los socialistas, denominada de manera eufemística Primarias. Aunque no lo crean, a muchos de ellos les gustaría pasar desapercibidos en este trance; es tan penoso su tránsito que preferirían ser invisibles. Porque todos saben (y si aún algunos hay que no se han dado cuenta, peor para ellos) que las Primarias del 21 de mayo es la Estación Termini del PSOE. Hasta esta playa ferroviaria van a llegar, pero ya no disponen de más vía: el camino se les acabó.

El primero en llegar tendrá que ocuparse de todo, incluso de la organización de su propio entierro político si se diera el caso. Nadie le va a dar más prórrogas, ni perdonar más errores. Hasta el día 21 llegó la nefasta escapada socialista. Observan aterrorizados como se hunden tras ellos los grandes palacios de la socialdemocracia europea: Inglaterra, Francia, Holanda… mientras corren aturdidos queriendo alcanzar la victoria del 21, porque confían en que, a partir de este día, comenzarán a ver un tibio sol de esperanza ante sus ojos.

Pero nada parecido ocurrirá, o todo será aún más duro si el ganador no tiene claro que ese día empieza de cero, que tiene que abrir los brazos a todos y en especial a aquellos que han sido sus adversarios más enconados. Y desde la generosidad, y a cubierto del endeble techo de una cabaña, empezar a trazar nuevos caminos. Porque el PSOE actual, perdido en el gran manglar de la globalización, ha olvidado el significado de la palabra futuro. Solo guarda en el cofre de la memoria su denominación hermosa, los ideales más bellos por los que ha luchado nunca el ser humano, una ejecutoria noble y muy digna (con su morral de grandes errores y soberbia también) y la determinación de los mejores entre ellos de persistir en la lucha por continuar siendo protagonistas de nuestra historia.

Pero hasta ahí llega. No pasa de ese umbral que para muchos de sus militantes se ha convertido en un muro. Ni siquiera ha resuelto si continúa siendo la izquierda reformista que fue para hincar el diente a los nuevos tiempos de la gran revolución tecnológica, la desigualdad, el desempleo y el autoritarismo, o se convierte en la minina charanga rosa que acompañe al populismo español tan tropicalizado. El 21 de mayo debería decidirse todo esto: convertirse bien en una suerte de nuevo Pasoc que acompañe a esa flamante fuerza de inspiración comunista que llamamos Podemos, si gana Pedro Sánchez, o bien remar contra el incierto futuro desde la izquierda posible y transformadora, de ganar Susana Díaz.

En España no andamos en tiempos de rupturas “porque el sistema no es reformable”, como piensa el mundo de la coleta y la mayoría de las mareas que le acompañan. Y no lo debería ser, entre otras razones, porque conocemos bien los efectos que tuvieron las políticas que impusieron los padres políticos de nuestra izquierda disparatada: dictadura y pobreza. Las reformas promovidas por la izquierda democrática sí tienen recuentos históricos provechosos. Nuestras sociedades necesitan con urgencia políticos que procuren soluciones pactadas y progresistas, pues el recuento de daños ya está hecho. Lo que no es entendible, por ejemplo, es que Google decida el transporte del futuro o que factorías disimuladas en el mundo desarrollado estén fabricando ejércitos de robots con los que destruir el empleo del mundo sin dar una salida al trabajador. Estas son las respuestas que se esperan de los políticos para que empecemos a confiar en ellos. Y en esas trincheras es donde deben batirse los mejores socialdemócratas si quieren sobrevivir.

A PAULA NEVADO, su inquietud y sensibilidad familiar, le han llevado a formarse en diferentes disciplinas creativas y trabajos artesanales. Desde hace años se las tiene con la luz y sus caprichos para adobar con ellos las imágenes que le interesan. Con esta colaboración traslada de manera abierta la búsqueda del mundo que solo puede capturar su ojo.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.