España, en el banquillo

www.eldiario.es
Fotografía: www.eldiario.es

España no sale del juzgado. Tras una década empleada en la instrucción de innumerables casos de corrupción y derivados, enfilamos otra larga temporada de densas vistas orales, fallos judiciales, recursos mil y casaciones. Este desvarío histórico es demasiado largo en el tiempo como para que nuestro viejo edificio nacional no se resienta y mute en ruinas de la más diversa índole.

Las alarmas de la corrupción lo pringan todo. Estamos en un momento en que nadie sabe si podremos salir del légamo de la desesperanza. Cualquier detalle de color en el horizonte pardea en días u horas a veces. Los datos sobre la mejora de la contratación laboral a pocos animan; la gran noticia, ya estable, del turismo en crecimiento permanente no satisface, y quién sabe si no vuelve a haber elecciones generales este año de nuevo, a pesar del gesto del razonable PSOE de la gestora, que se abstuvo para que nuestra nave tuviera siquiera un piloto tuerto y mutilado.

¿Qué nos pasa? Los comentaristas políticos y analistas sociales tienden a buscar los culpables en los grandes directores sociales: gobiernos, políticos, empresarios…. élites, en definitiva. Sus grandes equivocaciones han hecho crecer el monstruo de la desconfianza (y el hastío y la ira) hasta convertirlo en una hidra que multiplica sus cabezas por el mundo atufando con su hedor, primero, y amenazando con destruirlo a dentelladas después.

Pero no deberíamos descargar todo el vacío de nuestro despiece sobre ellos. Algo tendrán que ver también aquellos que deciden tirar por calle de en medio y buscar la solución a golpe de plebiscitos. Y llegado hasta aquí, es obligado volver, una vez más, al pensamiento de Hannah Arendt (siempre Arendt cuando rondamos las inmediaciones de los totalitarismos) y recuperar textos como este: “El populacho es principalmente un grupo en el que se hayan representados los residuos de todas las clases. Esta característica hace fácil confundir el populacho con el pueblo, que también comprende todos los estratos de la sociedad. Mientras el pueblo en todas las grandes revoluciones lucha por la verdadera representación, el populacho siempre gritará en favor del hombre fuerte, del gran líder”.

A estas alturas son demasiadas las personas cultivadas, inteligentes y ponderadas que advierten del peligro. Mas, como hace más de una década, la ausencia de reglas y la codicia impidieron ver el colapso que se cernía sobre la economía y el aplastamiento de amplios grupos sociales en Occidente, ahora la imperiosa necesidad de los nuevos políticos de “asaltar los viejos sistemas corruptos para achatarrarlos y redimirnos como sociedades” hace imposible detener esa deriva de ofuscación, que tiene todas las trazas de conducir a la liquidación de la democracia.

No hay nada más que observar nuestro patio y alzar la vista por encima de la endeble tapia que nos separa del mundo. Aquí, Podemos y populistas orgánicos como Pedro Sánchez se presentan como la solución acudiendo a la opinión de la gente (¿el populacho de Arendt?), y allá en el mundo, Trump es la hidra que no logró matar Hércules, que reaparece de nuevo en la historia multiplicando sus cabezas en Europa. En tanto que no advirtamos que son la libertad y la democracia las que se nos vienen licuando, no entenderemos lo que nos ocurre. La ira contra el corrupto inspira más que la necesidad de libertad.

Artículos relacionados

Un comentario en “España, en el banquillo”

  1. Y los no Podemos ni Pedro Sánchez qué? Si no fuese porque la respuesta a que se vayan todos es que todos se queden igual, la respuesta estaría clara pero no queda mas que el reformismo de ir cambiando a prueba y error y hasta ahora mucho error y coste y poco de positivo desde hace ya cerca de 10 años, si diez años desde 2007 o si se quiere desde la evidencia de 2009 y el patán de no estamos en crisis palabra inexistente, hasta hoy y del precedente que decir … Votar que los boten y a elegir cual preferentemente es lo que toca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.