La España de los frentes

La España de los frentes.www.elmundo.es
Fotografía: La España de los frentes.www.elmundo.es
La España de los frentes.www.elmundo.es
La España de los frentes.www.elmundo.es

Cataluña arrolla a Rajoy. Aunque en realidad a nuestro presidente le ocurre como a la mayoría de políticos conservadores: su  inmovilismo les impide aceptar el curso de la historia hasta que ésta los atropella. Claro que en ocasiones extremas suelen tocar a rebato, como es el caso tras el ucase nacionalista catalán de promover una declaración unilateral de independencia, y encuentran más apoyos de los que merecerían.

Estos días se ha sentado en La Moncloa nada menos que el «friki bolivariano» de Iglesias, y hasta Rivera ha hablado desde aquel púlpito como si ensayara su primer discurso de presidente del Gobierno. Pedro Sánchez acudió también. Es más: fue él quien alertó al durmiente Rajoy del peligro máximo que se cernía sobre todos nosotros. Pero al cabo, al ponderado político socialista lo despacharon con una foto a destiempo. Él sabrá cómo tiene que moverse en el lago de los cocodrilos.

A partir del lunes acudirán a la Moncloa muchos representantes políticos más. Todos. Incluso será fácil que veamos peregrinar a sindicalistas y empresarios, y hasta obispos protegidos con las corazas impenetrables de los mantos de sus vírgenes. La Moncloa, pues, intentará convertir la pantanada provocada por los segregadores catalanes en un riego benéfico para esta España reseca de políticos.

Todo lo que parece ocurrir tiene un único motivo público: evitar la ruptura de España creando un frente político y social tan grande que logre apabullar a los independentistas, «esos que no saben hasta dónde arrastran a Cataluña«.

Sin embargo, mucho antes de que pudiera darse ese paso fatal, aquí tenemos elecciones generales. No son pocos los que opinan que Rajoy no se hubiera estremecido tras el sartenazo de la Declaración de no haber estado en puertas de elecciones, y él y su partido, inundados de tan malos augurios electorales. Al fin y al cabo en Cataluña vienen sucediendo cosas escandalosas durante los últimos cuatro años y él ha continuado con su silente «far niente» agarrado al mantra de que «la Constitución hace imposible la independencia».

Pero aquí tenemos al presidente más conservador de nuestra democracia reciente haciendo política al fin cuando le quedan unas semanas de mandato. Lo más probable es que intente la creación de un frente (buenos contra malos) contra los separatismos. Al fin y al cabo esta es la medicina que mejor sienta al PP. Con el frente antieta, por ejemplo, Aznar logró que todos viéramos al País Vasco desde la misma tronera. Si consigue lograrlo, crecerá su chance electoral. Y es que nadie debería equivocarse: el principal interés del PP en este momento es convencer al mayor número posible de electores que mantener a raya a los catalanes pasa porque Rajoy continúe en La Moncloa.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.