Los Males de España

Portada de Los Males de España
Fotografía: Portada de Los Males de España
Portada de Los Males de España
Portada de Los Males de España

Esta semana se ha presentado en Madrid el libro de Ricardo Macías Picavea «Los Males de España» (Algón Editores). La tentación de jugar -en las primeras líneas de este post– abusando del desconocimiento general del autor y de la actualidad que encierra el título de la obra es enorme, pero no lo haré. En el fondo  irrita que un texto de análisis y denuncia política escrito en el siglo XIX sobre nuestro país sea trasladable, sin cambiar una sola coma, al momento presente.

Picavea fue un escritor y pensador regeneracionista que por sus reflexiones sobre las causas de la decadencia de España hoy es considerado «el Julio Verne del análisis político» (según palabras del periodista y politólogo Antón Losada, también prologuista de «Los Males de España») o «un indignado del siglo XIX» que si viviera hoy, probablemente, sería «un ilustrado en la Puerta del Sol» (estas últimas consideraciones corresponden al periodista German Yanke, invitado de la mesa de presentación).

Arrastrar durante siglos los mismos problemas como país es inquientante y la delgadez del libro (para quienes aún no lo hayan tenido en sus manos) no debe ser un alivio; que los males endémicos no den para un vademécum y puedan ser reducidos a un puñado no les resta gravedad, si no muy al contrario, pues advierte de la dificultad que entraña nombralos y resolverlos dado que tales ejercicios exigen sociedades de grandes miras, capaces de grandes consensos.

La educación, la estructura de la propiedad, las deficiencias institucionales, el modelo fiscal, la posición de la Iglesia en el Estado…aquí están los focos del fracaso de España, los ejes para los que no se ha tenido un Plan duradero, colectivo e integrador con el que crear el Estado del que, en positivo, también escribió Picavea.

Leamos, aprendamos, recordemos y cambiemos. Cambiemos para que de aquí a cien años no sea nuestro Julio Verne un envenenado plumilla de la caverna.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.