Etiqueta: vino

Cosechón

Paula Nevado

La riada constante, y en crecimiento, de datos nos inunda de información, imágenes en movimiento y mala literatura con tal profusión que perdemos la orientación y desconocemos la ruta de la barca que lleva nuestro mundo y, por ende, nuestras vidas. La pasada semana y otras anteriores, por ejemplo, fueron Seguir leyendo

Palo cortado para recordar

Paula Nevado

Verdejo es la uva de la que mana el conocidísimo vino de Rueda y La Seca: intensidad aromática y músculo. También es el nombre de la taberna restaurante empotrada en una de esas calles atravesadas y menos nombradas del barrio de Salamanca (Espartinas, 6), en Madrid. Es pequeño, algo ruidoso Seguir leyendo

La atracción del vino

Paula Nevado

La pasada semana, junto a mi amigo José Carlos y al unísono, decidimos echar para atrás uno de los vinos tintos que nos sirvieron en pequeños vasos en el restaurante Angelita  (La Reina, 4, Madrid), una casa que se promociona precisamente por la gran variedad de vinos que ofrece (70 marcas Seguir leyendo

El 8M del vino

Paula Nevado

La movilización de mujeres el 8M -un desborde asombroso que pasa a la Historia–   traerá sin duda alguna consecuencias políticas, económicas y sociales de todo tipo. Y también morales, pues el rol del hombre en amplias zonas del mundo cambiará para siempre. Pero antes, mucho antes de soñar con “aquellas Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.