Etiqueta: Restaurantes

¡Viva la abundancia!

Paula Nevado

Existe una época del año -diciembre- en la que el español urbano, y no sólo él, se da a  la comilona con la misma pasión que el sevillano se riega de Cruzcampo así que alumbra mayo. Ya hemos entrado en el tiempo de los vinitos de empresa, sus cócteles, comidas Seguir leyendo

Un influencer llama a tu puerta

PAULA NEVADO

Algunos (o muchos, no se sabe) bloggers, youtubers e influencers quieren comer en restaurantes chic o dormir en hoteles con encanto por la cara. El menudeo de este tipo de activistas de la imagen, la pluma y el espectáculo está creciendo a modo de creer a Begoña Rodrigo, chef de Seguir leyendo

No es lo mismo

No es lo mismo

Paseando por la calle en ocasiones nos sorprende, para nuestro regusto y admiración, la presencia de algún famoso o conocido. Al fijarnos con toda atención en su figura, resulta que en la mayoría de los casos no se trata de él o ella, es simplemente otra persona que se le Seguir leyendo

Paseo por Córdoba

Teresa Muñiz. Sin Título. 200 cm x 200 cm Año 1996

Córdoba continúa siendo una ciudad muy bella. Si volviera a pasearla Washington Irving, aún podría reconocerla por su gran número de iglesias, conventos, palacios y casonas perfectamente enrejadas. Claro que debería mirar al cielo o, al menos, elevar la vista hacia un teórico tercer piso, pues los jardines, huertos y Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.