Etiqueta: plan de desescalada

Cuando llamamos libertad a dar un trago

Paula Nevado

En una página interior del periódico, encontramos destacada la imagen de un hombre frente al mar en una playa de Canarias inaugurando el chiringuito recién abierto y llevándose a la boca una botella de cerveza.  En el texto, el periodista transcribe sus palabras: “Se nota que sabe a libertad”. No Seguir leyendo

La batalla política más triste

Paula Nevado

Decrece, con demasiada lentitud, eso sí, la agresividad mortal de la pandemia: menos fallecidos, bajan los ingresos hospitalarios y se dan más altas. Se entreabre la puerta hacia otra etapa: podremos salir a la calle, pasear, hacer deporte y disfrutarlo; y comienzan a abrir establecimientos y comercios. Todo con control: Seguir leyendo

Todos dentro de la nave de Internet

Paula Nevado

Aunque insistan en hacernos creer que estamos próximos a ser superhombres porque hemos superado la naturaleza (la dominamos), no debemos dejarnos engañar. Somos (casi) el mismo hombre del neolítico, aquel que ató la cabra a una estaca y aprendió a segar trigo; compartimos idénticos genes y hasta nuestro halo es Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.