Etiqueta: Pepe Nevado

Santa Aparecida

Paula Nevado

La mayoría de los humanos buscamos comer bien y rápido así que nos pincha el hambre. Entonces, importa poco llevarnos a la boca esto o aquello, sino saciarnos para amainar la tempestad desatada en el estómago. En esta situación, es más importante el cuánto que el qué. Nos ocurre a Seguir leyendo

Votos como adoquines

Paula Nevado

Cuando un país parece que va a arder de inmediato y al cabo pasan días, meses y años sin que nada suceda, sus ciudadanos se acostumbran a vivir viendo al salir de casa todas las mañanas la amenazadora fumarola del volcán. A ese estado de vigilancia resignada – soportando la Seguir leyendo

La carne, otra paradoja española

Paula Nevado

España es un país de tantas paradojas que convivimos con nuestras contradicciones como si tal cosa. Son innumerables. La última, y enorme, es que cuando más necesitados estamos de gobierno, perdemos cuatro años enredados en un “no es no” como si ese mantra fuera provechoso para alguien. Pero no voy Seguir leyendo

La violencia se suma al procés

Paula Nevado

El independentismo catalán acumula con el paso del tiempo gran desafección y rechazo. Las disputas entre sus banderías crecen de tal manera que casi no parece necesario que azucen el susurro y las largas manos de Madrid. Está bastante aislado y en conflicto ininterrumpido. Pero continúa siendo muy fuerte y Seguir leyendo

Naturaleza y furia

Paula Nevado

Esta mañana, desayunaba un buen plato de granada desmenuzada, una raja de melón, tostada montada de jamón york y café con leche. En tiempo de ventanas abiertas como en el que nos deslizamos, se cuela a menudo la voz de la radio vecina. La Ser se hacía eco del enésimo Seguir leyendo

El aperitivo: curar con la palabra

Paula Nevado

El aperitivo es un clásico en España, un hábito, una necesidad, una cura. Es como un árbol frondoso en el que crecen enormes y alargadas ramas que en su tiempo nos alumbran con flores multicolores y olorosas. Le llaman también tomar un café, una copa, unas cañas, unas risas o Seguir leyendo

Apocalipsis económico

Paula Nevado

Desde el mismo instante en el que Pedro Sánchez se instaló en la Moncloa por sorpresa, comienza a caer una lluvia fina de noticias que pronostica grave deterioro de la economía y el empleo en España. Cuando el líder socialista gana las elecciones el pasado abril y se vislumbra la Seguir leyendo

Adiós, verano

Paula Nevado

Despedirse del verano es como abdicar de la naturaleza (repudiarla), o sea, una atrocidad. Verano quiere decir descanso y melocotones; baños, conversación larga y holgazanear con la noche. Algo que hicieron nuestros antepasados durante decenas de miles de años y que en un determinado momento se nos jodió a la Seguir leyendo

El gozo en política

Paula Nevado

El mundo regresa de las vacaciones de verano aún más convulso que lo dejamos en julio; la división entre bloques se acentúa, resquebrajando equilibrios estratégicos sustentados por décadas, y la tensión política y el debilitamiento de la economía mundial se confirman con datos contrastados. De igual manera, los graves conflictos Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.