Etiqueta: Pepe Nevado

Un gin tónic en el mercado

Cerrar la semana laboral tomando un gin tónic en El Alambique de Santa Marta del mercado de Vallehermoso, en Madrid, no es cualquier cosa. Las nubes persistentes de un invierno tan encapotado y lluvioso se agotan, y el sol de las cinco de la tarde -que camina hacia el sueño Seguir leyendo

La melodía del mundo sube el tono

Paula Nevado

El experimentado periodista Lluís Bassets escribía el pasado jueves 22 en El País, a propósito del nuevo escándalo de Facebook, lo siguiente: “Primero se quedaron con las noticias. Luego con la publicidad. Hicieron lo mismo con los impuestos. Ahora son propietarios de los gustos, sentimientos e ideas de los ciudadanos”. Seguir leyendo

Nada es genuino

Paula Nevado

A medida que sumamos años, observamos que poco queda de genuino: ni la leche es de vaca, ni el pan de trigo, ni el jamón viene de la pata trasera del cerdo. Nos lamentamos porque vaya menguando la autenticidad y observamos cómo la pureza es tomada por una palabra cursi Seguir leyendo

Adiós a un talento prodigioso

Paula Nevado

La relevancia de los hombres no la marca el tronar y el halago multitudinario de las despedidas tras su muerte. Su trascendencia se mide en la huella que dejan impresa en el corazón y el recuerdo de quienes vivieron o trabajaron con ellos y los amaron. Así pues, todas las Seguir leyendo

El 8M del vino

Paula Nevado

La movilización de mujeres el 8M -un desborde asombroso que pasa a la Historia–   traerá sin duda alguna consecuencias políticas, económicas y sociales de todo tipo. Y también morales, pues el rol del hombre en amplias zonas del mundo cambiará para siempre. Pero antes, mucho antes de soñar con “aquellas Seguir leyendo

Nuevos tiranos

Paula Nevado

Numerosos pensadores sociales vienen alertando en los últimos años del crecimiento en número y vesania de los tiranos. La democracia se diluye, donde la hubo, y en su lugar crece el autócrata y la radicalidad, y allí donde nunca existió, el dictador engorda y se afianza en el poder. Los Seguir leyendo

Qué dicen nuestros grandes cocineros

Paula Nevado

El pasado domingo 25 de febrero paseaba por el barrio barcelonés de Gràcia, el más adornado con lazos amarillos de la capital. Mañana soleada y fresquita que llenaba las terrazas de sus pequeñas plazuelas de personas ansiosas por el aperitivo. En la Plaza de la Virreina, tan recogida como hermosa, Seguir leyendo

La revuelta de los abuelos

Paula Nevado

La última gran novedad que aporta España al noticiario político europeo es la revuelta de los abuelos exigiendo pensiones dignas y contra el tope del 0,25% de subida anual decidida por ley y para largo. Y también por el enorme desasosiego que genera un presidente del gobierno insistiendo durante largo Seguir leyendo

El trío de la bencina

Paula Nevado

Sal, grasa y azúcar se han convertido en pocos años en los principales enemigos del mundo, o del ser humano para ser precisos. No son la bomba atómica, el paro, la desigualdad, o esas aves de rapiña que se vienen quedando con el poder del mundo, ya sea en Moscú, Seguir leyendo

La fundación

Paula Nevado

Los separatistas catalanes no logran sellar un acuerdo para ir a la investidura del nuevo presidente de la Generalitat. Superado el dificilísimo Anapurna de sustituir a Puigdemont, perseguido por la justicia y fugado de España, por Jordi Turull (u otro, quién sabe), todo parecía allanado. Pero no es así. Están Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.