Etiqueta: Pepe Nevado

Manos de pólvora

Paula Nevado

El vasto mundo de la alimentación y las bebidas es impredecible y azaroso, y también sorprendente y hasta divertido. Por ejemplo, el canal de hostelería, restauración y cafeterías (HORECA) sale de la crisis como un huracán imparable que nunca para de crecer. En Barcelona y Madrid, pero también en ciudades Seguir leyendo

El final de la inocencia

Paula Nevado

El periodista que ha nacido a la profesión en medios digitales sabe intuitivamente que las noticias que pegan y llegan a ser trending topic sin mediar técnicas bastardas como las usadas por las tramas rusas, Cambridge Analítica o, sin salir de España, algunos de nuestros partidos y hasta empresas, son Seguir leyendo

No rechaces todo lo que desconoces

Paula Nevado

“Desengáñate, Pepe, los productos ultraprocesados son muy malos”. Mi amigo, el doctor Rodríguez Agullo, un internista de los de antes, o sea, con ojo clínico, está muy enfadado este mediodía a pesar de que ya se tomó de aperitivo su cerveza acompañada de una tapa de champiñón en salsa. Lleva Seguir leyendo

Huérfanos en la cuneta

Paula Nevado

Cuando la bóveda del mundo parece que se resquebraja de nuevo: Trump contra todos en defensa de su voto, sus granjeros y obreros empobrecidos; Rusia que se encapirota, Europa que no sabe cómo salir del atolladero de la globalización que le atenaza, Argentina que explosiona una vez más y, en Seguir leyendo

La boda y la grúa

Paula Nevado

La semana pasada llegó a casa la cuarta invitación de boda del año. Es el día 22 de septiembre. Se trata de los hijos de unos amigos de siempre, los casa un concejal (también amigo del novio) en la Casa de la Panadería de Madrid;  de ahí marcharemos hasta un Seguir leyendo

Prensa libre

Paula Nevado

El insistente lamento por la erosión de la democracia se nutre de manera recurrente en las persistentes trabas que se ponen al ejercicio de la prensa libre. La acometida contra periodistas y empresas informativas es general. Muy pocos países se escapan de las advertencias y denuncias sobre prácticas de censura, Seguir leyendo

Pedid agua del grifo

Paula Nevado

Es asombrosa la cantidad de patrañas que se inventan -e incluso terminan por hacerse creíbles- acerca de nuestra alimentación, formas de vida saludable, acicalamiento, belleza y estilo. Gran parte de ellas vienen avaladas por “estudios científicos” dictados por afamados profesionales de variadas especialidades, recomendados por creadores de moda e “inventores Seguir leyendo

En la feria amanece muy temprano

Paula Nevado

Feria de Sevilla. Toda una ciudad que se va a vivir (beber y olvidar bailando) a un inmenso descampado pinchado de casetas. No es un acontecimiento único -el mundo está lleno de ferias- pero sí el más peculiar. El diario ABC de Sevilla, que es algo así como el cronicón familiar Seguir leyendo

Política selfie

Paula Nevado

Está claro que nuestros políticos son hombres y mujeres totalmente identificados con las redes sociales; se mueven con idéntica y nerviosa velocidad porque necesitan consumir y construir novedades en todo momento. Están poseídos por el titular escandaloso y su afán principal es fabricarlo mejor que el contrincante. Así, la oposición Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.