Etiqueta: Pepe Nevado

El desquite

Paula Nevado

Quizás muy pocos recuerden al banquero y gestor vasco Pedro Luis Uriarte. En los años noventa del pasado siglo fue el número dos del BBV y su auténtica locomotora. Un hombre muy prestigiado que sin embargo fue arrollado, como su jefe y presidente, Emilio Ybarra, y toda la cúpula del Seguir leyendo

Feliz aniversario

Paula Nevado

La verdad es que salí del hotel aliviado. Demasiado tiempo dentro y bastantes acontecimientos ocurridos para ser un lugar civilizado. Todo empezó a mediodía. Nada más entrar en la habitación oímos un clic apagado pero insistente. “¿Qué será?” En la habitación no había más almas que las nuestras. Hasta miré Seguir leyendo

Y Pedro cambió de estrategia

Paula Nevado

Pedro Sánchez ha decidido firmar tablas en la partida política que ha venido jugando con Pablo Iglesias, después de buscar con ahínco la victoria durante semanas de tedio. Ahora, tratará de ir al debate de investidura con un acuerdo lo más cerrado posible con Unidas Podemos, que incluya programa de Seguir leyendo

La Europa que nos podemos permitir

Paula Nevado

Los grandes medios de comunicación europeos han recibido a los nuevos mandatarios comunitarios ,así como a la nueva presidenta del BCE, Christine Lagarde, de manera tibia y, en general, crítica. Gran parte de ellos recalcaron que no dan la talla; que el cargo les viene largo o a desmano; saben Seguir leyendo

Tiro al plato (preparado)

Paula Nevado

En la calle Eloy Gonzalo de Madrid, el local que durante décadas sirvió El Brillante, bar de calamares fritos y pollos asados, que resultó ser de renta antigua y cuyo inquilino apuró hasta la misma asfixia las prórrogas de ley de arrendamientos antiguos, fue rápidamente demolido y convertido en una Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.