Etiqueta: Pepe Nevado

Perder los trenes

Paula Nevado

Nada más formar Gobierno, Pedro Sánchez se abre como un espectacular cohete-palmera (ruidos aparte como de nuevo trae Venezuela) trazando de colores todo el horizonte que alcanzan los ojos que curiosean en la televisión o leen los periódicos digitales. Ha tomado la iniciativa política de tal manera (salario mínimo, despliegue Seguir leyendo

Viva el impuesto

Paula Nevado

Corregir la mala alimentación en Occidente (que ya contagia a casi todo el mundo) moviendo al alza los impuestos es algo así como pretender erradicar, digamos que el cáncer de pulmón, con las pamemas del brujo de la tribu. Tranquiliza a algunos y refuerza el poder de la superstición, que Seguir leyendo

La deriva

Paula Nevado

El Parlamento Europeo aprobó el pasado jueves, con el voto en contra de los diputados del PP, una resolución que exige a Bruselas vigilar de manera más estricta a Polonia y Hungría para evitar su deriva autoritaria y garantizar la independencia de la justicia polaca. Es una demostración muy potente Seguir leyendo

Los churros mojados en cava

Paula Nevado

Me comenta una querida colega cómo hace unos cuantos días el maître de un gastro-bar en el centro modernito de Madrid insistió en que probara el fonio. “¿Cómo?” “Sí, una semilla africana cercana, o familiar, del mijo estupenda. Algo así como la quinoa del continente negro”. Y no es una Seguir leyendo

Recordar sabores

Paula Nevado

Las conservas Reino de Navarra suministran todo tipo de botes y latas de verduras estupendas: alcachofas, espárragos, piquillos, tallos de acelga, cardos, hongos y setas… Todo es excepcional. Las encontramos por casualidad una mañana soleada y húmeda de Bilbao en un tenderete de mercadillo ambulante junto a la ría, casi Seguir leyendo

Romper el Frente

Paula Nevado

Esta tarde se conocerá si al fin hay gobierno. Han sido días de debates broncos que no presagian buen futuro. Cataluña ha sido el objeto central de los encontronazos porque, en realidad, el acuerdo entre socialistas y Esquerra ha sido la auténtica novedad que puede hacer a Pedro Sánchez presidente Seguir leyendo

Conversación o desorden

Paula Nevado

Cerramos 2019 con la herida catalana más sangrante que nunca. Ahora, es la sentencia del TJUE, que permite a Puigdemont y Comín obtener el acta de parlamentarios europeos y a Junqueras orientado hacia el mismo camino que el Tribunal Supremo trata de desbrozar jurídicamente, pues la máxima instancia judicial europea Seguir leyendo

Empitonados por las fiestas

Paula Nevado

Otro año más que nos empitona el toro báquico de las fiestas navideñas; con un cuerno nos convierte en pobres y felices ocas tupidas de grano hasta el gañote; con el otro, nos riega de vinos, combinados y burbujas para mantenernos durante dos semanas en un baño larguísimo de vapores y Seguir leyendo

Ahora o nunca

Paula Nevado

Nuestra España institucional y política es una yincana interminable: no encuentra el hueco por donde salir del enredo en el que está peligrosamente sumida desde hace demasiado tiempo. No somos (y no es consuelo) una excepción: el mundo desarrollado, y aquel que aspira a serlo, atraviesa por trances parecidos. Incluso teniendo Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.