Etiqueta: Pepe Nevado

Cadáveres sin velatorio

Paula Nevado

Por sorpresa, de un día para otro, desde la intervención una tarde del presidente del Gobierno en televisión anunciando que había dispuesto decretar el Estado de Alarma en España, todo cambió; el mundo que hasta ese momento percibíamos y sentíamos pasó página, nuevo capítulo acaso; otro cuento en la secuencia Seguir leyendo

… Y además la Casa Real entra en conflicto

Paula Nevado

La información en España entra en modo de crónica de guerra: todo es Covid-19, sus efectos y desgarros. Los periódicos y las radios (las redes sociales es otra cosa, eran ya la guerra, intoxicación y mentira) se manifiestan de forma muy similar a sus predecesores europeos de la segunda gran Seguir leyendo

Todos preguntan por recetas

Paula Nevado

Desde que un decreto nos enclaustró en casa, casi todos los que me llaman preguntan por una receta; qué clase de arroz utilizo o qué le puede poner más a tal ensalada. También se quejan de que conciliar es un infierno, que mejor sería la fiebre del virus que aguantar Seguir leyendo

Gobernar el Apocalipsis

Paula Nevado

Calles vacías y playas para las gaviotas; el monte a placer de la carrasca y las alimañas mientras el cielo borró de su encarado azul los surcos blancos del avión viudo. España es un país tan desconocido como los agujeros negros del firmamento remoto; un espacio imposible de explorar en Seguir leyendo

El triste lamento de la persiana al cerrarse

Paula Nevado

Espero en soledad al compañero de almuerzo en el restaurante. Bueno, no exactamente solo: junto al ventanal que da a un sol de primavera alta, tres extranjeros (¿hablan portugués?) comen y bromean entre risas y dos buenas botellas de clarete. Nadie más. El camarero – no sé si prudente o Seguir leyendo

La fragilidad de la globalización

Paula Nevado

Ahora, cuando la extensión por el mundo del coronavirus y sus estragos reales y emocionales son un hecho, el gran problema de las élites económicas y, claro, políticas, es qué va a pasar con (su) economía, sus dividendos, sus bonus, su soñado camino hacia la victoria y la acumulación de Seguir leyendo

Clérimans en el restaurante

Paula Nevado

Almuerzos sorprendentes en mis primeras semanas del año. El miércoles último resultó que al entrar en la sala del restaurante, me di de sopetón con dos mesas ocupadas por religiosos impecables, prelados entre los que se encontraba un cardenal al menos, puede que dos arzobispos y, en todo caso, cuatro obispos. Seguir leyendo

El coronavirus nos desnuda

Paula Nevado

La irrupción en el mundo de un nuevo tipo de gripe conocido como coronavirus está sirviendo de inimaginable test del hombre en el que nos vamos transformando. ¿Por qué no hacemos puñetero caso a los científicos, investigadores y médicos que saben de la materia? ¿Qué nos está pasando? ¿A qué Seguir leyendo

El amor en tiempos del coronavirus

Paula Nevado

Hoy fui a comer a un buen restaurante peruano de menú. Lo hago en ocasiones, cuando quiero voltear en la cabeza (oveja que rumia) algún tema de la oficina o acaso echar a pelear (tesis contra antítesis) asuntos difíciles de resolver. Me conocen. Casi siempre pido lo mismo: causa limeña Seguir leyendo

Crisis permanente a baja temperatura

Paula Nevado

Escribe el cronista político serio y de referencia que el Gobierno zanja “la primera crisis importante de gobierno de coalición tras seis semanas de paz”. La desavenencia entre los coaligados vino por entender de diferente manera la política migratoria que debe seguir el Gobierno tras la sentencia del tribunal de Estrasburgo, Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.