Etiqueta: Pepe Nevado

Zambullirse en el caos

Paula Nevado

La polarización política con todos sus avíos – crispación máxima, hartazgo de los políticos, lavado de cara de los viejos autoritarismos – ha entrado en nuestras sociedades para quedarse. El debate sobrevenido tres la derrota electoral de Trump: – ¿Se debilitará el populismo salvaje con su caída o continuará dando Seguir leyendo

La escuela: lío, lío

Paula Nevado

La escuela pública en España tiene su punto mítico: la primera oportunidad que tuvo el pobre de salir del hoyo eterno. Su aparición es muy reciente: apenas un siglo. Escaló de forma perezosa y con hachazos tremendos, como el producido por la guerra civil. La escuela privada, o concertada, como Seguir leyendo

Bandera de navidad

Paula Nevado

Decenas de años después, llama la atención que la derecha española – también otras muchas en diferentes países donde Caín y Abel se dieron con las mocarras en algún tiempo – mantiene en tiritona al gobierno en el que no manda, con acusaciones y campañas a las que ninguna mente Seguir leyendo

La bolsa de la esperanza

Paula Nevado

El pasado lunes, día 9 de noviembre, las bolsas de Occidente regaron el mundo de esperanza. Su eufórica subida de 8, 10, 12…, hasta más de 20 puntos, fue un imprevisto y milagroso gesto de la providencia (el azar); un aire limpísimo que penetró hasta el fondo de nuestros pulmones Seguir leyendo

Combatir la mentira o buscar la verdad

Paula Nevado

Se confunde la búsqueda de la verdad con combatir la mentira o la desinformación. No es lo mismo. Buscar la verdad es el empeño más viejo y noble del hombre reflexivo, en tanto que combatir la mentira es intervenir en una guerra muy particular. El empeño por encontrar la verdad Seguir leyendo

Colgados de Norteamérica

Paula Nevado

“Hoy es el primer martes después del primer lunes de noviembre”. Todos pendientes de Norteamérica en el día de sus elecciones presidenciales. Esta fecha llega cierta y con persuasión creciente desde hace décadas: desde que comenzamos a tener un televisor en la sala principal de nuestras casas; desde que JFK Seguir leyendo

Al país no le caben más broncas

Paula Nevado

Desde que Pablo Casado pronunciara el pasado jueves EL DISCURSO que aplastó el alma cubierta de orín de Santiago Abascal, parece que en nuestro país no hubiera sucedido otro acontecimiento más decisivo y tronante desde la aprobación de la Constitución en referéndum. Sus múltiples propagandistas lo elevan a la categoría Seguir leyendo

Nos ceban como a ocas

Paula Nevado

Leemos los últimos días textos cargados de incredulidad y alarma. La mayoría de los españoles, según una encuesta, se ha olvidado de ETA, o tiene recuerdos confusos de la banda terrorista. Algunos, por contra, creen que aún sigue tiroteando por el norte. Confusión, humo. Así que los memoriosos del terrorismo Seguir leyendo

¿La pandemia? A quién le importa

Paula Nevado

No encontramos indicio alguno de que la derecha vaya a atemperar su discurso, el más radical y bochornoso de nuestra democracia. Muy al contrario, se encona (solo hace falta echar una ojeada por Youtube a los debates de control del Ejecutivo en el Congreso). El anuncio del Gobierno, que pretende Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.