Etiqueta: Mariano Rajoy

La grieta catalana

Paula Nevado

La enorme grieta que vino creciendo en el muro del embalse se abrió al fin. Las aguas del pantano ya bajan roncas y legamosas por las ramblas catalanas (sí, también por las Ramblas). Todos los catalanes y la mayoría del resto de españoles estamos en tensión. Ahora nadie sabe si Seguir leyendo

Terrorismo y política

PAULA NEVADO

Lo que parecía un éxito de la policía catalana (mossos) se fue a pique. La política española volvió rápido a su costumbre más arraigada. El caimismo puro se apodera de las neuronas de políticos, policías, periodistas y “todólogos” en general. De nuevo la muerte más execrable -la que trae el Seguir leyendo

Silencio necesario

Paula Nevado

En numerosas ocasiones el silencio de las personas se interpreta como signo de prudencia o, acaso, se identifica con ese tiempo que nos otorgamos para reflexionar antes de responder u opinar. En otras se calla pues se asiente (el que calla otorga) y en no pocas circunstancias no se abre Seguir leyendo

El Caballero

Rajoy en el Hospital Carlos III. EFE/Paco Campos

Olviden a la dama y busquen al caballero. La señora Mato, ministra de Sanidad, no significa gran cosa en esta indignante historia del virus ébola en España. Ella pudo ser, acaso, la transmisora de las órdenes dadas por el presidente Rajoy para traer a Madrid a los dos sacerdotes españoles (todo un símbolo) Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.