Etiqueta: Madrid

Y prohibirán el arroz tres delicias

Paula Nevado

En días pasados almorcé en uno de los restaurantes de comida (neo) china de la cadena Shanghai Mama. Está en la madrileña plaza de Pedro Zerolo haciendo vértice con la calle Clavel. Es un chaflán no demasiado espacioso abierto todo en cristal sobre las aceras. Me había invitado mi amigo Seguir leyendo

Ojo verde de caniche

Paula Nevado

Mayo es la primavera, el mes más propicio para respirar hondo y almacenar esperanza. Lo sabemos desde siempre, aunque cuando fuimos niños una Iglesia muy presente nos lo intentó aguar con rezos a la virgen María entre flores robadas. Pero el color vencía a los altares fingidos y hasta las Seguir leyendo

El tesón de las mujeres

Paula Nevado

Los poderosos de siempre (ahora el muro y la maza se llama patriarcado) se resisten generación tras generación a aceptar los cambios, incluso cuando son palpables y parecen irreversibles. Religiones (con sus iglesias), reyes (con sus mesnadas), ideologías (con sus verdades) y capital (con sus riquezas) se colocan en el Seguir leyendo

Comer bien

Paula Nevado

Existen innumerables maneras de comer bien, basta con que en la ingesta sonriamos a menudo y crucemos ojos cómplices con la compañía, o, de comer solos, imaginemos en el tránsito de masticar escenas felices o plácidas sin más. En la acción de comer interviene tanto el ambiente y el estado Seguir leyendo

El taxista se fue a la huelga

Paula Nevado

Madrid, la ciudad de España con mayor número de licencias de taxi (más de 16.000, intrusos aparte) disfruta los últimos días del tráfico invernal más placido y bonancible de las últimas décadas. En las horas valle del día, muchas de sus calles y avenidas parece que hubieran adelantado un mes Seguir leyendo

El sueño de hacerse ricos (de nuevo)

Paula Nevado

El camarero – copia de maniquí barato en blanco y negro – se esfuerza en relatar que tiene ginebras excelentes; balbucea algunas marcas en un inglés macarrónico que luego no acierta a distinguir sin son secas o afrutadas. Sí tiene clara una idea que expresa más o menos así: “Queremos Seguir leyendo

Palo cortado para recordar

Paula Nevado

Verdejo es la uva de la que mana el conocidísimo vino de Rueda y La Seca: intensidad aromática y músculo. También es el nombre de la taberna restaurante empotrada en una de esas calles atravesadas y menos nombradas del barrio de Salamanca (Espartinas, 6), en Madrid. Es pequeño, algo ruidoso Seguir leyendo

Qué me gusta, qué detesto

Paula Nevado

Recibo un Whatsapp de un alumno de máster universitario. Me sorprende y divierte al tiempo. Me pregunto si no será otro masterfake. Pero no lo parece. Un profesor amigo le dio mi teléfono. Quiere hacer unas cuantas preguntas sobre mis artículos de Buena Digestión. No entiendo por qué. No soy Seguir leyendo

Más y mejores camareros, por favor

Paula Nevado

Hace tres o cuatro años, era agosto, fuimos a comer al nuevo restaurante Atrio, de Toño Pérez, en el casco histórico de Cáceres. Una riada de emociones y millones de sensaciones. Un lujo. Si tuviera memoria escribiría folios y más folios de aquella tarde. Me quedan solo impresiones y algunas Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.