Etiqueta: Madrid

Ruralismos

Paula Nevado

Nos animan para que volvamos al pueblo. La España vacía repleta de jaramagos, abuelos y edificios en venta (también hermosas ruinas y silencio) se pone de moda. No se trata ya del insistente continuar el camino abierto por los múltiples “Teruel existe”, que se multiplican fomentando empatía y capilaridad, o Seguir leyendo

Neofascismo de máster

Paula Nevado

Marion Maréchal Le Pen, sobrina de Jean-Marie Le Pen, fundador del partido ultraderechista francés, Agrupación Nacional, abre sucursal en Madrid de su centro de formación de élite derechista, Instituto Superior de Sociología, Economía y Política (ISSEP), radicado en la ciudad de Lyon. Ahora, según su director Sandro Muzio, abogado franco-argentino Seguir leyendo

Una primavera robada

Paula Nevado

“Este año me he perdido la primavera. Desde mi balcón no se ve, ni se huele, ni se siente.  Puede que el frescor de las mañanas o el sol del mediodía, que te calienta la nariz, me esté diciendo algo, pero…” De esta manera describe ella un lamento que ya Seguir leyendo

Objetivo: tumbar al Gobierno

Paula Nevado

Nuestro mundo político democrático da señales de colapso. Parece que la confrontación y la desavenencia máximas no tienen remedio ni fin. La España política no tiene otra querencia que la de correr alocadamente hacia el desfiladero. El juego preferido de los partidos políticos es el de taparse la salida unos Seguir leyendo

¿Qué es lo importante?

Paula Nevado

¿Alguien que no sea del ramo ha estado interesado los últimos meses del coronavirus por el fútbol? ¿O por la cocina y sus encantos quien no viva de y entre fogones? Conozco a un escritor que continúa atónito pegado al televisor consumiendo noticias y espantos; a un empresario que se Seguir leyendo

La irritación del empresario

Paula Nevado

Buena parte del empresariado español – puede que del mundo entero y, en especial, sus grandes ejecutivos – está más que irritado, histérico. De la noche a la mañana, un virus canalla llevó a que los gobiernos cerraran sus negocios y empresas y enclaustraran a naciones enteras en sus casas Seguir leyendo

El virus de la insolidaridad recorre Europa

Paula Nevado

De nuevo, los europeos iniciamos la representación de una nueva tragicomedia de enredo atestada de soporíferas reuniones inservibles hasta concluir en la irritación y el estupor. Hace unos cuantos años, le tocó la china a los griegos y enorme fue la pedrea (de pedrada) que llovió sobre la cabeza de Seguir leyendo

Todos preguntan por recetas

Paula Nevado

Desde que un decreto nos enclaustró en casa, casi todos los que me llaman preguntan por una receta; qué clase de arroz utilizo o qué le puede poner más a tal ensalada. También se quejan de que conciliar es un infierno, que mejor sería la fiebre del virus que aguantar Seguir leyendo

El triste lamento de la persiana al cerrarse

Paula Nevado

Espero en soledad al compañero de almuerzo en el restaurante. Bueno, no exactamente solo: junto al ventanal que da a un sol de primavera alta, tres extranjeros (¿hablan portugués?) comen y bromean entre risas y dos buenas botellas de clarete. Nadie más. El camarero – no sé si prudente o Seguir leyendo

La fragilidad de la globalización

Paula Nevado

Ahora, cuando la extensión por el mundo del coronavirus y sus estragos reales y emocionales son un hecho, el gran problema de las élites económicas y, claro, políticas, es qué va a pasar con (su) economía, sus dividendos, sus bonus, su soñado camino hacia la victoria y la acumulación de Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.