Etiqueta: Inmigración

Las manos que hablan

Paula Nevado

La madrugada del viernes 29 alumbraba en Bruselas un principio de acuerdo, o mejor un compromiso, para dar una respuesta europea a la nueva crisis migratoria que nos llega de África y Asia. Los feroces italianos en el gobierno de Roma – que en su Parlamento y ante la prensa utilizan Seguir leyendo

Aquarius: la migración que desgarra Europa

Paula Nevado

La agencia de noticias informaba el jueves último que el fin de semana el puerto de Valencia recibiría en sucesivos atraques escalonados en el tiempo a los más de 620 refugiados africanos que Italia se negó a acoger. Así expuesto, parecía tratarse de los habituales los barcos, barcazas y botes Seguir leyendo

Cataluña no es lo único

Paula Nevado

En los comentarios de balance del año 2017 que viene realizando la prensa española, todos tropiezan con Cataluña. Es el gran tema. Pero no debería ser el plato único; los movimientos separatistas vienen haciendo de ella el escalofrío y la indignación; la peor noticia para un país que asomaba a Seguir leyendo

La desesperación del sur

Paula Nevado

La emigración de decenas de miles de personas hasta Europa es uno de los grandes dramas que vive el continente desde la II Guerra Mundial. La riada de hambrientos, pobres y perseguidos no cesa desde que declinara el pasado siglo XX. Las fronteras plagadas de diques, trampas y concertinas no Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.