Etiqueta: industria alimentaria

La mala reputación

Paula Nevado

Georges Brassens – el cantante poeta francés que nos dejó una montaña de vinilos en los que sonaba la vida sin hojarasca: saliva y poema; pobreza y opresión, y la necesidad tanto de protestar como de amar siempre y en cualquier circunstancia – logró que entre su torrente de canciones Seguir leyendo

Manos de pólvora

Paula Nevado

El vasto mundo de la alimentación y las bebidas es impredecible y azaroso, y también sorprendente y hasta divertido. Por ejemplo, el canal de hostelería, restauración y cafeterías (HORECA) sale de la crisis como un huracán imparable que nunca para de crecer. En Barcelona y Madrid, pero también en ciudades Seguir leyendo

¿Comemos mal? Un malestar creciente

Paula Nevado

Si estamos atentos al vasto mundo de la alimentación, observaremos sin gran esfuerzo que algo no va bien; que el sector arrastra una cojera creciente llamada sospecha de fraude o amaños; se le acusa de ser contribuyente neto en algunas de nuestras enfermedades más extendidas y, yendo más allá: el Seguir leyendo

Nada es genuino

Paula Nevado

A medida que sumamos años, observamos que poco queda de genuino: ni la leche es de vaca, ni el pan de trigo, ni el jamón viene de la pata trasera del cerdo. Nos lamentamos porque vaya menguando la autenticidad y observamos cómo la pureza es tomada por una palabra cursi Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.