Etiqueta: gastronomía

Comer en el hotel

Paula Nevado

Vivir en un hotel es imposible o muy penoso. Aunque existen personas que lo practican. Todos conocemos o sabemos de algún caso próximo y siempre tenemos de guardia a un famoso o popular que nos recuerda que vive en tal o cual hotel. Las razones que esgrimen estas personas están Seguir leyendo

Comer bien

Paula Nevado

Existen innumerables maneras de comer bien, basta con que en la ingesta sonriamos a menudo y crucemos ojos cómplices con la compañía, o, de comer solos, imaginemos en el tránsito de masticar escenas felices o plácidas sin más. En la acción de comer interviene tanto el ambiente y el estado Seguir leyendo

Cosechón

Paula Nevado

La riada constante, y en crecimiento, de datos nos inunda de información, imágenes en movimiento y mala literatura con tal profusión que perdemos la orientación y desconocemos la ruta de la barca que lleva nuestro mundo y, por ende, nuestras vidas. La pasada semana y otras anteriores, por ejemplo, fueron Seguir leyendo

El sueño de hacerse ricos (de nuevo)

Paula Nevado

El camarero – copia de maniquí barato en blanco y negro – se esfuerza en relatar que tiene ginebras excelentes; balbucea algunas marcas en un inglés macarrónico que luego no acierta a distinguir sin son secas o afrutadas. Sí tiene clara una idea que expresa más o menos así: “Queremos Seguir leyendo

Un mundo sin cocinas

Paula Nevado

“Mira qué pan. Pan de pueblo. Mientras se continúe haciendo un pan así, hay esperanza”. Es el pie de foto de un triángulo de pan de trigo blanco, esponjoso y repleto de pequeñas cavernas, que me envía gozosa por whatsapp una gran amiga. Celebra la libertad del fin de semana Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.