Etiqueta: gastronomía española

Tiro al plato (preparado)

Paula Nevado

En la calle Eloy Gonzalo de Madrid, el local que durante décadas sirvió El Brillante, bar de calamares fritos y pollos asados, que resultó ser de renta antigua y cuyo inquilino apuró hasta la misma asfixia las prórrogas de ley de arrendamientos antiguos, fue rápidamente demolido y convertido en una Seguir leyendo

Arroz con leche salvador

Paula Nevado

Estábamos convocados desde hacía varios días para comer un arroz en casa. Tres parejas, o seis personas y la perra que siempre pulula, es el límite razonable para que se distingan las voces y pueda armarse una sola conversación, eso sí, en mesa redonda. Pero, al final, se apuntaron Chacón Seguir leyendo

Ese estómago que tenemos

Paula Nevado

Bullito tiene tres años y desde antes de cumplir el primero come aceitunas con la misma avidez que el rabilargo, y produce el mismo destrozo en el entorno que el pájaro. A Bullito le van también las alcaparras, que come como cerezas, y no le hace ascos al limón. Esas Seguir leyendo

Aroma y jerarquía

Paula Nevado

El granadino atento al paso de su ciudad se queja de que la Granada deslumbrante de la Alhambra – tanta belleza e historia como beatería y tradición de piedra – no tenga ninguna estrella Michelin. Es la única provincia andaluza que carece de esa distinción. ¿Por qué? Las explicaciones divergen Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.