Etiqueta: El País

Comer mata

Paula Nevado

Vivimos un tiempo en el que todo aquello que tocamos lo convertimos en espectáculo o escándalo. Al estar entre la exageración y el tremendismo, necesitamos bailar y saltar para ahuyentar el miedo y las dudas. Hasta este carnaval de vendedores de crecepelo y otros aprovechados, cómo no, hace tiempo que Seguir leyendo

El doble color de la huerta

Paula Nevado

La fresa es una fruta mágica, casi de fantasía. Muchas de sus formas extasían como las más bellas joyas. Son abundantes y están de acuerdo con toda clase de bolsillos. Ahora es su tiempo de máximo esplendor y consumo. En dos décadas, se han convertido en “las naranjas de la Seguir leyendo

La melodía del mundo sube el tono

Paula Nevado

El experimentado periodista Lluís Bassets escribía el pasado jueves 22 en El País, a propósito del nuevo escándalo de Facebook, lo siguiente: “Primero se quedaron con las noticias. Luego con la publicidad. Hicieron lo mismo con los impuestos. Ahora son propietarios de los gustos, sentimientos e ideas de los ciudadanos”. Seguir leyendo

Agitación popular

Paula Nevado

El conflicto catalán consume todo el papel del periódico y agota la saliva de los locutores. También parece ser el problema principal (agónico) del Gobierno. Y lo es. Pero en la entraña de los populares se ha colado en lugar predominante una preocupación si cabe mayor, diríase que enorme: “¿Nos Seguir leyendo

Todo (no) cambia

Paula Nevado

Mueve a la sonrisa, y en ocasiones a una leve melancolía, tantos mensajes como recibimos deseando cambios a mejor de nuestras vidas cuando nace un nuevo año. Se trata de un rito, un deseo quizás noble pero que en realidad habla más de resignación que de esperanza. Porque nosotros y Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.