Etiqueta: David Muñoz

Una cena con Dios

Paula Nevado

Existen cocineros españoles que conocen al apóstol que más le gustaba el cordero asado y el postre que hacía perder el sentido al tierno San Juan; los vasos de vino que tomaba en cada ágape santo Tomás, el desconfiado, y cuál era el pescado preferido de Judas Iscariote. Saben, además, Seguir leyendo

Cocineros: Glamurosos cómicos de la legua

Teresa Muñiz

Tropiezan mis ojos con la imagen fotográfica, seria y serena, del cocinero gaditano Ángel León (restaurante Aponiente, dos estrellas Michelin) que inunda el acristalado principal de una de esas modernas dependencias de tratamiento dental, una de esas cadenas que, a menudo, aparecen destacadas en las páginas de sucesos del periódico. Seguir leyendo

Menú taurino

Teresa Muñiz

En las ciudades con tradición taurina, así que suenan los clarines, la fiesta se deja sentir de manera reconocible, con mayor o menor intensidad, por los rincones más transitados de su historia. Incluso en estos últimos años de “combate a la fiesta de los toros”, el cosquilleo de la corrida Seguir leyendo

Restaurantes Top

Teresa Muñiz.Serie Espumas del mar.Acuarela sobre papel.70x70.1992

Hace unos días la Opinionated About Dining (OAD), principal fuente mundial de clasificación de restaurantes para comensales devotos, pero también ricos, caprichosos, arribistas o simplemente envidiosos, hizo pública su lista de los 100 mejores restaurantes europeos. Debemos de estar contentos pues de los primeros diez, cuatro son españoles, incluyendo el Seguir leyendo

En la habitación de un hotel repleta de champán y risas

Teresa Muñiz. Acuarela s/ papel Fabriano 22,5 cm x 14,5 cm 2008

Cocochas de merluza con crema de jalapeños, calamares casi quemados por fuera y ternísimos por dentro, sándwich de perdiz y anguila, carrillera (que es lomo de atún) glaseada al jengibre con parmesano, trufa… Cocochas de merluza con pil pil ligero de foie refrescadas con espuma de rábano, mollete chino relleno Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.