Etiqueta: comida

Santa Aparecida

Paula Nevado

La mayoría de los humanos buscamos comer bien y rápido así que nos pincha el hambre. Entonces, importa poco llevarnos a la boca esto o aquello, sino saciarnos para amainar la tempestad desatada en el estómago. En esta situación, es más importante el cuánto que el qué. Nos ocurre a Seguir leyendo

El aperitivo: curar con la palabra

Paula Nevado

El aperitivo es un clásico en España, un hábito, una necesidad, una cura. Es como un árbol frondoso en el que crecen enormes y alargadas ramas que en su tiempo nos alumbran con flores multicolores y olorosas. Le llaman también tomar un café, una copa, unas cañas, unas risas o Seguir leyendo

Pobre mundo desorientado

Paula Nevado

Había leído algunos comentarios sobre las conclusiones y el ambiente expresados en el encuentro “Diálogos de cocina 2019” organizado por el Basque Culinary Center y la sensibilidad del cocinero poeta Andoni Aduriz, alma de Mugaritz. Me sorprendía – o puede que no tanto – que los ponentes más destacados de Seguir leyendo

Ojo verde de caniche

Paula Nevado

Mayo es la primavera, el mes más propicio para respirar hondo y almacenar esperanza. Lo sabemos desde siempre, aunque cuando fuimos niños una Iglesia muy presente nos lo intentó aguar con rezos a la virgen María entre flores robadas. Pero el color vencía a los altares fingidos y hasta las Seguir leyendo

Nueva York es agua

Paula Nevado

En la siempre pujante ciudad de Nueva York tienen un especial cariño por su agua corriente. El neoyorquino está orgulloso de ella y la ofrece en abundancia con todo su afecto. En el bar, el restaurante y el garito, en los actos sociales y las casas particulares siempre hay personas Seguir leyendo

Arroz con leche salvador

Paula Nevado

Estábamos convocados desde hacía varios días para comer un arroz en casa. Tres parejas, o seis personas y la perra que siempre pulula, es el límite razonable para que se distingan las voces y pueda armarse una sola conversación, eso sí, en mesa redonda. Pero, al final, se apuntaron Chacón Seguir leyendo

Un mundo sin cocinas

Paula Nevado

“Mira qué pan. Pan de pueblo. Mientras se continúe haciendo un pan así, hay esperanza”. Es el pie de foto de un triángulo de pan de trigo blanco, esponjoso y repleto de pequeñas cavernas, que me envía gozosa por whatsapp una gran amiga. Celebra la libertad del fin de semana Seguir leyendo

El ojo de Bilbao

Paula Nevado

En la mesa situada junto a la ventana que mira a la Plaza Nueva desde el restaurante Víctor Montes (tan conocido en Bilbao como el Teatro Arriaga), dos mujeres jóvenes y muy bellas, madre e hija, ríen gozosas y se remueven sobre las sillas y bajo la mesa con alborozo Seguir leyendo

Babylon Barcelona

Paula Nevado

Barcelona es la ciudad de las mil caras; un poliedro enorme que brilla tanto como huele; un océano humano en cuyo fondo de cieno y sentina navegan todas las pasiones humanas que descubriera para el mundo Dante en La Divina Comedia y que más tarde Shakespeare transformaría en tragedias poéticas. Seguir leyendo

Qué me gusta, qué detesto

Paula Nevado

Recibo un Whatsapp de un alumno de máster universitario. Me sorprende y divierte al tiempo. Me pregunto si no será otro masterfake. Pero no lo parece. Un profesor amigo le dio mi teléfono. Quiere hacer unas cuantas preguntas sobre mis artículos de Buena Digestión. No entiendo por qué. No soy Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.