Etiqueta: comida

Todo muy blandito

Paula Nevado

Paso al mediodía, hambriento y deprisa, por delante del kiosko de prensa que está en la misma esquina de la cervecería Ferreras (Bravo Murillo 25), el bar donde las cañas rozan la perfección, cuando besan mis oídos los acordes inconfundibles del guitarra de Jethro Tull. Me digo animado: “Joder, aún Seguir leyendo

Fismuler (escalope vienés)

Paula Nevado

Con solo dos o tres salidas nocturnas por cualesquiera de las zonas de restauración creciente de Madrid llegamos a la conclusión que la capital de España es una fiesta. Su bullicio y creatividad culinaria, para la diversión y la copa, recuerdan el célebre título que Ernest Hemingway puso a los Seguir leyendo

Manos de pólvora

Paula Nevado

El vasto mundo de la alimentación y las bebidas es impredecible y azaroso, y también sorprendente y hasta divertido. Por ejemplo, el canal de hostelería, restauración y cafeterías (HORECA) sale de la crisis como un huracán imparable que nunca para de crecer. En Barcelona y Madrid, pero también en ciudades Seguir leyendo

No rechaces todo lo que desconoces

Paula Nevado

“Desengáñate, Pepe, los productos ultraprocesados son muy malos”. Mi amigo, el doctor Rodríguez Agullo, un internista de los de antes, o sea, con ojo clínico, está muy enfadado este mediodía a pesar de que ya se tomó de aperitivo su cerveza acompañada de una tapa de champiñón en salsa. Lleva Seguir leyendo

Una breva por Semana Santa

Paula Nevado

En ocasiones nuestra cabeza sueña por su cuenta estando (o eso creemos) bien despiertos. Este es un episodio bastante descrito por la psiquiatría. No es nada raro y mucho menos perjudicial o maligno. Es habitual que notemos la frescura del agua en nuestras manos al resguardarlas del frío en los bolsillos, Seguir leyendo

Qué dicen nuestros grandes cocineros

Paula Nevado

El pasado domingo 25 de febrero paseaba por el barrio barcelonés de Gràcia, el más adornado con lazos amarillos de la capital. Mañana soleada y fresquita que llenaba las terrazas de sus pequeñas plazuelas de personas ansiosas por el aperitivo. En la Plaza de la Virreina, tan recogida como hermosa, Seguir leyendo

Podrido (rotten)

Paula Nevado

Con el amanecer del año, redes sociales, prensa digital y vídeos por millones nos reciben con el anuncio de que la súbitamente poderosa productora norteamericana de televisión Netflix (que cambia el paradigma del cine en el mundo), lanza para conocimiento de todos una serie corrosiva de seis capítulos (Rotten) sobre Seguir leyendo

Acidez de estómago

Paula Nevado

Bullito tiene apenas dos años. Todavía va con paquete y duerme con pijamas de ositos. Recibe a todo el mundo con la sonrisa enorme de su boca empedrada de dientes blanquísimos, y te ofrece un bocado de pepinillos en vinagre. Acaba de tomar un biberón, pues se le nota una Seguir leyendo

Más allá de la lechuga

Paula Nevado

En tanto esperaba relajado con un amontillado en la mano y atento a la lectura, un tanto a salto de mata, del enorme folletinaje que produce esa feria excelente de los productores y distribuidores de frutas y hortalizas llamada Fruit Attraction, me detengo a leer cómo un par de cocineros Seguir leyendo

Cocido con ozono

Paula Nevado

Comentaba hace unas semanas a mi amigo José María que desde que volví de vacaciones no piso una terraza en Madrid. Generalmente están sucias, son ruidosas y además espanta la contaminación de la ciudad. Y la pestilencia ataca cuando los veladores colindan con las grandes calles o avenidas, como es Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.