Etiqueta: comer

Restauración: cambio de piel y otras urgencias

Paula Nevado

Los grandes contenedores de obra para almacenar escombros que motean, especialmente en verano, las calles de las centros urbanos y zonas de ocio, ya no son en su mayoría recipiendarios de los cascotes de las reformas de nuestras casas, sino montoneras de yeso y terrejoletas de bares y restaurantes que Seguir leyendo

Comer helados, beber pizzas

Paula Nevado

No dejo de ver los últimos días gente deleitándose con exagerados lametones al helado. Ha llegado el calor. Este es un país muy aficionado al dulce. El consumo de tartas y helados no deja de crecer año tras año. Hasta el ministro Planas se acaba de hacer eco de ello Seguir leyendo

El tiempo suspendido

Paula Nevado

El 20 de noviembre es una fecha como otra cualquiera. Con el invierno a las puertas, domina tanto el anticiclón como el panaché de verduras, y en los restaurantes baratos se imponen las judías con chorizo, las albóndigas y el pollo de mil maneras. También es el día en el Seguir leyendo

Más allá de la lechuga

Paula Nevado

En tanto esperaba relajado con un amontillado en la mano y atento a la lectura, un tanto a salto de mata, del enorme folletinaje que produce esa feria excelente de los productores y distribuidores de frutas y hortalizas llamada Fruit Attraction, me detengo a leer cómo un par de cocineros Seguir leyendo

El nuevo consumidor millennial

Teresa Muñiz

Está el mundo del comercio, la restauración y el ocio muy preocupado con qué vender y a quién. Es lógico, su misión es llevarnos hasta su casa y atraparnos con su oferta. De la crisis, sostienen, también sale un nuevo consumidor que ellos creen conocer bien pues han tenido tiempo Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.