Etiqueta: Bolsa

Un Friki

Sr. Miguel Sebastián, Ministro de Industria, Turismo y Comercio

Ministros los hay de muchas clases y condición. Incluso en ocasiones coincidimos en que alguno/a es bueno o útil o inteligente. Los hay relamidos y pedantes; los tenemos solapados y hasta emboscados. La mayoría busca la prensa para contar sus proyectos, pero ésta cada vez les hace menos caso: solo da cuartelillo Seguir leyendo

El amo del mundo II

El voto a favor mediante el cual quedaban aprobadas por nuestro Congreso de los Diputados las medidas austeridad presupuestaria anunciadas por el gobierno y reclamadas por toda Europa, supuso un alivio en el mercado financiero internacional mucho más atento a nuestras cuitas que lo que imaginaban la práctica totalidad de Seguir leyendo

El Derribo

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero

Cuando derribar a Zapatero es más urgente que la estabilización misma de nuestra economía y la europea, algo va muy mal en España. La mañana del pasado jueves 27, fue de las más intensas de la presente legislatura: nos jugamos el sostenimiento o el hundimiento de nuestra economía y el inicio Seguir leyendo

El amo del mundo I

La sensación de los principales participantes del mercado continúa estancada en el nerviosismo. Eso, a pesar de que las economías del maltrecho Euro y el FMI hayan conseguido aprobar un plan de choque por importe de 750.000 millones de euros que se deben emplear, en caso de que fuese necesario, Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.