Elecciones: entre la rosa y el espino

18 febrero, 2019
Leer más

Comer bien

14 febrero, 2019
Leer más

Correr tras el viento

11 febrero, 2019
Leer más

Bancos

D. Emilio Botín y Fernando Alonso

Por la acción imperdonable de los bancos, “tomad dinero, malditos, tomad” empezó la crisis económica que nos empala. Pasado poco más de un año, los más agresivos y ambiciosos vuelven de nuevo con sus sonrisas de acero prometiendo la felicidad. Comienzan como siempre: pagando cifras astronómicas para hacerse publicidad, ganar Seguir leyendo

Datos

Los primeros días de septiembre amanecen con nuevos datos sobre las perspectivas inmediatas de la economía mundial. Son esperanzadores. Las locomotoras europeas, Alemania y Francia pero también otros países, parece que dejarán muy pronto esa pelagra de la recesión. España, por el contrario, permanecerá estancada durante más tiempo. El batacazo Seguir leyendo

La alarma como estrategia

Todo lo que pasa en este mundo obedece a una o múltiples causas, absolutamente todo. El azar, claro, existe pero sólo porque todavía no logramos explicarlo. Sin embargo, los humanos –especialmente los políticos y los colectivos o sociedades muy atrasados- nos empeñamos con contumacia en intentar desmentir tal evidencia. En Seguir leyendo

Europeas

La derecha ha ganado con contundencia las elecciones al Parlamento Europeo. Sólo dos o tres pequeños estados se han inclinado por los socialistas. Estos últimos, vapuleados y aturdidos, dicen bobalicones que el lector europeo otorga el poder a aquellos partidos que sembraron hace unos años la catástrofe económica actual. Demasiado Seguir leyendo

Cerrar

Acerca de este blog

Este blog nace de la necesidad de contar algo, por insignificante que sea, sobre todo aquello que me interesa o inquieta y que casi siempre tendrá relación con la comunicación humana en su sentido más amplio.

La política, la economía, las artes, los placeres de la vida, como la gastronomía, el cine o la literatura tienen aquí cabida. El mundo actual en crisis se ha convertido en una noria de opiniones libérrimas, con frecuencia desencajadas, que se afanan en la crítica feroz más que en tejer futuro.

Los líderes sociales de aquí y allá, lo admitan o no, se han quedado sin respuestas. Continúan sus tareas con torpeza ayudados por viejas recetas que abandonan de inmediato porque ninguna le sirve.

En esta especie de equivocación colectiva en la que estamos embarcados, este bloguero sólo pretende vivaquear en nuestro azaroso caminar a tientas con la pretensión de encontrar en alguna ocasión esa pepita de luz que nos recuerde que la esperanza es la emoción humana más necesaria de recuperar en este tiempo.